JDV, el hombre que fue rugby

29 09 2015

Todo se resume en el desgarrador grito. Un lamento gutural que se impone a las turbadoras imágenes y que revela el espanto de una lesión pavorosa: “De inmediato supe que era grave, estaba boca arriba y tenía el pie al lado de la oreja”. Tenía que serlo y Jean de Villiers lo sabía de sobra, porque muy pocos jugadores han soportado a lo largo de su carrera un sumario de lesiones tan extenso como el del capitán de los Springboks. Y tan inoportunas. En el último partido de los tests de noviembre pasado, en Cardiff, De Villiers se destrozó la rodilla. Su tremenda recuperación, a tiempo para entrar entre los 31 elegidos de Heineke Meyer para esta RWC15, fue objeto de un estupendo documental en tres capítulos titulado Jean de Villiers. The Road to Recovery. El relato de un arduo proceso de rehabilitación física y psicológica, ordenado a partir de los testimonios del jugador, de su familia, los compañeros, el equipo de fisios, doctores y recuperadores de la selección de Sudáfrica y de los Stormers, leyendas del rugby springbok y periodistas. Una película de casi hora y media pensada para la glorificación del triunfo de la voluntad, cuyo epílogo ha sido tan cruel que ningún guionista hubiera podido imaginarlo: después de completar su portentoso camino a la recuperación, Jean de Villiers está fuera de la Copa del Mundo (otra vez, y ésta es para siempre) por la segunda fractura de mandíbula en pocos meses. Nada más conocer el alcance de la lesión, De Villiers hizo pública su retirada del rugby internacional.

Jean de Villiers, el capitán springbok, en una imagen íntima junto a una de sus hijas, en el documental Road to Recovery.

Jean de Villiers, el capitán springbok, en una imagen íntima junto a una de sus hijas, en el documental Road to Recovery.

Lee el resto de esta entrada »





Eddie Jones, el discurso y el método

22 09 2015

Por debajo de todas las evidencias del partido que Japón le ganó a Sudáfrica el pasado sábado, subyace una que aquí nos parece altamente significativa: la estrella de esta RWC15 no es, por ahora, ningún jugador… sino el propio entrenador del equipo nipón. Es cierto que el foco mediático que van ganando los preparadores es cada vez más relevante en el rugby modernizado de hoy (siempre insisto en lo mismo: ¿Quién recuerda al director de Gales en los 70?), pero a ninguno se le puede otorgar una responsabilidad tan obvia como a Jones. Aunque en los partidos jugados en este primer ciclo de tres días del Mundial ha habido actuaciones notables y una que nos pareció resonante -la de Gorgodze en el triunfo de Georgia sobre los confundidos tonganos-, la estela más brillante de la primera jornada es la del entrenador de Japón. Bien merecida.

Los jugadores japoneses festejan el ensayo de Hesketh en el minuto 84 que les dio la victoria frente a Sudáfrica.

Los jugadores japoneses festejan el ensayo de Hesketh en el minuto 84 que les dio la victoria frente a Sudáfrica.

Lee el resto de esta entrada »





Jóvenes salvajes, veteranos crueles

15 08 2014

Llevamos tiempo mirando para otro lado, pero este fin de semana hay que mirar otra vez hacia abajo, al hemisferio sur, donde los cuatro gigantes del cono cruzan armas de nuevo. Ahí se mezclan, a un año y poco más de la próxima Copa del Mundo, algunos hombres duros con estilistas de rasgos afilados; jovencitos capaces de derribar paredes y veteranos con el rostro cruzado de esa crueldad manifiesta del que sabe casi todo lo que hay que saber. El Rugby Championship, a partir de aquí, en 15 anotaciones:

  1. Los All Blacks, como suele ser costumbre en los últimos tiempos, llegan al torneo a punto para un récord en Sydney: el equipo de Steve Hansen busca su 18ª victoria seguida en un test match, una cifra nunca alcanzada por un equipo del tier 1 de la IRB. Esta vez los hombres de negro cruzan el Mar de Tasmania en busca de un triunfo que les dé preponderancia universal e histórica sobre dos equipos de récord: 17 victorias enlazó Suráfrica entre 1997 y 1998; y lo mismo hizo la propia Nueva Zelanda en su versión de los años 1965 a 1969.

Lee el resto de esta entrada »





Meyer contra el oscuro pasajero

30 09 2013

Para arrebatarle a Nueva Zelanda el Rugby Championship los Springboks necesitarán al menos cuatro ensayos y una diferencia de ocho puntos frente a los All Blacks, en la última jornada del torneo, este sábado próximo: es decir, ganar el partido, hacerlo con punto bonus ofensivo y evitar que los neozelandeses sumen el defensivo… Naturalmente, tampoco el ofensivo. La amplia victoria de Sudáfrica frente a los Wallabies incluyó una decepción mayor por debajo del rotundo marcador (28-8): al equipo de Heineke Meyer se le escapó el quinto punto, un extra que los hubiera aproximado algo más al trofeo que el sábado defenderán los All Blacks. Tal y como están las cosas, la victoria negra se antoja incontestable.

Sudáfrica jugó un excelente partido, pero volvió a traicionarla su naturaleza agresiva, que va tomando ya la forma de un enemigo interior que Heineke Meyer debería conjurar si quiere que su equipo alcance la cima del mundo. En 20 minutos los sudafricanos resolvieron la disputa con una superioridad aplastante ante un rival, Australia, que pareció un triciclo enfrentado a una apisonadora. Como dice Quade Cooper, a los Wallabies se les han terminado las excusas. Su objetivo vuelve a quedarse en evitar que los Pumas los conviertan en su primera víctima en este Championship. Un año, un entrenador y bastantes jugadores más tarde, Australia continúa en el hoyo y sin diagnósticos válidos para afrontar su recuperación. Los Pumas estuvieron lo suficientemente cerca de la victoria ya en la ida como para pensar que pueden hacerlo… aunque necesitarán más de lo que ofrecieron el sábado contra Nueva Zelanda. O mejor: lo mismo, pero de forma sostenida durante todo el partido.

Strauss acaba en el primer ensayo del partido una carga de los Springboks: el talonador ya ha anotado dos en este torneo.

Strauss acaba en el primer ensayo del partido una carga de los Springboks: el talonador ya ha anotado dos en este torneo.

Lee el resto de esta entrada »





El Eden en llamas

12 09 2013

Los neozelandeses parecen a simple vista un pueblo de carácter expansivo, con esa traza exuberante del gen oceánico que de modo tan preciso encarna su modo de jugar al rugby. Si alguien nos pide que definamos a un surafricano (siempre desde el punto de vista del rugby, para no hacer antropología barata), seguramente pensaremos en alguien adusto, duro como un pedernal, aferrado a sus convicciones, quizás con una huella centroeuropea expresa en su tenaz determinación. Pendenciero y peleador si llega el caso; y deseando que llegue… Todo eso viene resumido en el modo en que uno y otro equipo han definido el partido que van a jugar este sábado: “Es el partido más importante desde la final de la Copa del Mundo, los Boks son nuestro mayor reto”, han subrayado en el campamento neozelandés. “Es el partido más importante en la etapa de Meyer”, rebajan el tono del lado bokke, donde el entrenador ha alimentado el perfil de aspirante de forma deliberada. Es, para cualquiera que lo mire desde fuera, EL partido: y, en una perspectiva más amplia o un exceso profético, el arranque de un duelo que culminaría en el Mundial de 2015. En juego, la vigencia del reinado All Black.

dagg

Lee el resto de esta entrada »





La primavera en el Sur

18 07 2013

Los Lions regresaron de Australia con una serie ganadora frente a los Wallabies y la cabeza de su entrenador, Robbie Deans. En realidad, la cabeza de Deans rodó algunas horas después. De eso han pasado ya unos cuantos días (suficientes para que aparezca ya como candidato para entrenar a Clermont), pero la reflexión diferida no varía: Deans, el entrenador más longevo de los Wallabies, llevaba algún tiempo virtualmente muerto, si el término resulta aceptable, como seleccionador de Australia. Diríamos que, desde el Mundial de 2011, ha dirigido a su equipo como el mismo Cid en la batalla postrera: tieso y de cuerpo presente en el box acristalado que apenas ahogaba el ruido mediático, las dudas generalizadas y la feroz crítica habitual down under, un fuego avivado por lenguaraces ex jugadores tuiteros y columnistas o pundits de discurso asilvestrado. Sobre todo, y en la distancia desconocedora éste parece el factor de mayor peso a lo largo del tiempo, Deans ha caído por eso que Quade Cooper definió como “ambiente tóxico” en el vestuario y el entorno de los Wallabies.

En el deporte profesional —y el rugby, despertemos del sueño adánico de sus tradiciones, incorpora a creciente velocidad todos sus valores y perversiones— el agotamiento de las relaciones entre un técnico y sus muchachos acostumbra a estar en el centro de la mayoría de procesos de deterioro del rendimiento. Puede haber evidencias públicas: indisciplinas más o menos frecuentes, episodios de apariencia aislada que ocultan una corriente de putrefacción intestina, declaraciones altisonantes…. O manifestarse en un proceso de agotamiento silencioso, que suele llevarse por delante todos los valores supuestos de un equipo, sus convicciones tácticas o deportivas, las prestaciones de sus mejores elementos. Esos equipos que, decimos en el argot, se caen y nadie se explica por qué ni cómo. Australia ha tenido de todo: se cayó después de anunciar su candidatura al Mundial en el Tri-Nations de 2011, entró en barrena a partir de la derrota con Irlanda en aquella cita y, después, ocurrió el continuo cataclismo, en todas las formas: una plaga de lesiones tremenda, sostenida en el tiempo y cebada con sus mejores jugadores; una terrible pérdida de identidad en el juego; el paulatino aislamiento y búsqueda de protección del técnico en opciones tácticas y elecciones erráticas de jugadores (el palmario ejemplo final de George Smith); el enfrentamiento directo con algunas estrellas; y, por fin, la derrota con los Lions, en territorio propio y con una inevitable sensación de fin de ciclo. En realidad, la historia de Deans había acabado mucho antes de este apretón de manos.

Deans saluda a Warren Gatland al término del tercer partido, y la rotunda derrota, con los Lions.

Deans saluda a Warren Gatland al término del tercer partido, y la rotunda derrota, con los Lions.

Lee el resto de esta entrada »