Australia y la paradoja defensiva

26 10 2015

Australia impuso frente a Argentina la paradoja de la defensa: ganar el partido habiendo metido cuatro ensayos y que a todo el que lo vea le quede la nítida sensación de que la base de la victoria no estuvo en el ataque, sino en la defensa. Atacar defendiendo, con una línea de presión agresiva, velocísima en la subida, cortando en origen el juego expansivo de los Pumas a través de un exhaustivo estudio de sus movimientos con la pelota. Sobre todo, los que nacen en el fondo del propio campo. Si Sudáfrica se alejó de cualquier posibilidad al defender siempre en su campo, los Wallabies hicieron exactamente lo contrario. A partir de ese concepto estratégico de Michael Cheika, ejecutado de maravilla por su equipo, Australia golpeó de forma quirúrgica y castigó cada error albiceleste. Antes de 10 minutos había anotado dos ensayos. Después, obligó a los Pumas a un larguísimo regreso, al que el equipo de Daniel Hourcade le puso durante la segunda parte todo el corazón de siempre, pero mucha menor capacidad de amenaza de la que tuvo el resto del Mundial. De algún modo, nada le salió derecho a Argentina; eso es cierto, pero tuvo mucho que ver que, en realidad, el partido se lo volcó el equipo de Cheika. Ha sido un gran torneo de los albicelestes, a los que todavía les queda lo que sería, para ellos, un premio mayor: el tercer puesto. Mientras, Australia completa el gran renacimiento en apenas un año, desde que el ex técnico de los Waratahs tomó a su cargo el gallinero y lo convirtió en una partida de caza. Les queda su pieza preferida. El enemigo oceánico.

David Pocock, el mejor jugador de esta RWC hasta la fecha, en una imagen de desafío en su último partido contra los All Blacks, en la Bledisloe Cup del pasado verano. Los dos grandes enemigos se jugarán, por primera vez, la Copa Webb Ellis.

David Pocock, el mejor jugador de esta RWC hasta la fecha, en una imagen de desafío en su último partido contra los All Blacks, en la Bledisloe Cup del pasado verano. Los dos grandes enemigos se jugarán, por primera vez, la Copa Webb Ellis.

Leer el resto de esta entrada »





Lo que aprendimos (o no) del Rugby Ch’sp

16 10 2014

Para empezar, una disculpa. Yo debería escribir aquí mucho más a menudo de lo que lo he hecho en estas últimas semanas: particularmente del Rugby Championship. Pero por desgracia tuve que dejarlo a mitad, en todos los sentidos. No vi más partidos en directo, acosado por otras obligaciones, y a duras penas he logrado ver de seguido todos los que tenía pendientes. Como arrastro la deformación profesional de la inmediatez periodística, me parece inadecuado hablar tantos días después de encuentros y de un torneo que ya acabó, pero trataré de desgranar algunas reflexiones a modo de conclusión, resumen o, tal vez, simple reencuentro con los que estáis al otro lado. Muchas cosas las voy a comentar de memoria, así que si hay errores o el recuerdo me traiciona, corregiremos sobre la marcha. Sean ustedes condescendientes.

Ya sabíamos que los All Blacks ganarían el Rugby Championship, una vez más, y que su dominio a lo largo del torneo ha sido indiscutido… hasta el último día. La victoria de los Springboks, en un test monumental por cierto, corrige algunas líneas de percepción y abre debates. Aunque aquí siempre creemos que el fenómeno se repite cada vez que los All Blacks sufren uno de sus (raros) tropiezos, pero esa es otra historia. El torneo derivó en esta segunda fase no comentada en varias direcciones distintas a la línea general, la de la superioridad indiscutible de Nueva Zelanda. Ahí van algunos apuntes:

Agustín Creevy, capitán de Argentina y autor de un torneo soberbio, celebra con el equipo Puma la victoria sobre Australia. La evolución del XV de Hourcade, a un año del Mundial, dispone a los Pumas para un futuro prometedor.

Agustín Creevy, capitán de Argentina y autor de un torneo soberbio, celebra con el equipo Puma la victoria sobre Australia. La evolución del XV de Hourcade, a un año del Mundial, dispone a los Pumas para un futuro prometedor.

Leer el resto de esta entrada »





Un poco de respeto…

26 08 2014

En ocasiones, uno se sienta a escribir y sabe que no podrá dar alcance a la realidad por más que se empeñe en describirla. Éste es uno de esos casos. ¿Hace falta entrar en detalles acerca del partido que jugaron los All Blacks en su demolición sabatina de Australia? Diríamos que el marcador resulta elocuente: 51-20. Y eso que los guarismos esconden un cierto honor anotador de los Wallabies en el tramo final, cuando ya los negros podían permitirse la veleidad de errar algún placaje. Nada que permitiera al equipo de Ewen McKenzie maquillar la voltereta, que pareció ser por parte de los All Blacks una colectiva exigencia de respeto para todos aquéllos que insisten en anunciar el declive de su ciclo de dominio. Si vamos a eso, diríamos que peor están los Springboks, que en dos partidos han extendido la impresión de haber bajado un peldaño. Esperemos que para volver a subirlo, claro, pero ahí queda el síntoma. Mientras, la leve reacción postrera de los Wallabies inspiró una patética declaración final de su capitán, Michael Hooper, tan vacua como sus decisiones en el primer partido del torneo: “Al final la cosa estuvo igualada”. En fin. Igualada estuvo en Salta, donde Argentina dejó escapar otra vez a Sudáfrica (31-33), pese a pegarle durante más de una hora larga una de esas palizas (físicas y de juego) que raramente vemos sufrir a los Springboks.

Aaron Smith, motor de explosión de los All Blacks, desafiante y enmarcado por el fuego en una pose definitiva para explicar el rol dominante de Nueva Zelanda en el rugby mundial de hoy.

Aaron Smith, motor de explosión de los All Blacks, desafiante y enmarcado por el fuego en una pose definitiva para explicar el rol dominante de Nueva Zelanda. (Foto: Getty Images)

Leer el resto de esta entrada »





Huevos pasados por agua

19 08 2014

Las sucesivas trombas de agua aplanaron los dos partidos iniciales del Rugby Championship, que se resolvieron con marcadores escuetos. Australia y Nueva Zelanda empataron (12-12), con cuatro golpes de castigo anotados por sus aperturas, Kurtley Beale y Aaron Cruden; en Pretoria, Sudáfrica se impuso a Argentina (13-6) gracias a la ventaja que le procuró un ensayo muy pronto de Ruan Pienaar. Pero en general, ganó la lluvia al juego. En condiciones así, acostumbran a divertirse mucho más los que están en el campo que los que miran. Se vio todo lo habitual: deslices, errores comunes, melés en zozobra, derrumbes, reinicios, fallos de cálculo, pelotas sin control, mucho juego al pie (bueno y malo), avances por el eje, confusiones, riachuelos de sangre por las mejillas y amagos de pelea tabernaria a la salida de este o aquel garito. Resumamos lo que aprendimos, o no, en la primera jornada del Rugby Championship.

Hooper carga contra la defensa negra, en una de las escasas acometidas que de verdad pusieron en aprietos a Nueva Zelanda.

Hooper carga contra la defensa negra, en una de las escasas acometidas que de verdad pusieron en aprietos a Nueva Zelanda.

Leer el resto de esta entrada »