En busca de la ola perfecta

5 08 2018

Algunos años atrás, cuando Scott Robertson todavía dirigía a Canterbury, Serge Blanco le propuso la osadía de incorporarse como entrenador en Biarritz. En 2017, después de que Todd Blackadder se marchara a Bath, los dirigentes de Crusaders entrevieron a su sucesor en el advenedizo Razor, sobrenombre llegado de aquellos días en que fuera vigoroso flanker de la provincia. Hace apenas meses, en Gales imaginaron a Robertson en el puesto de Warren Gatland. Y al mismo tiempo o casi, en Australia el ex talonador Jeremy Paul habló de lo bien que encajaría ese rubio tan cool como sucesor del hombre intranquilo que encarna Michael Cheika.

El resultado de esta síntesis es una línea de tiempo en la que constantemente aparece Scott Robertson, cruzando de un lado al otro todas las hipótesis, allá donde se genera una vacante.

Lee el resto de esta entrada »





Jordan Joseph, el gigante occitano

25 06 2018

De la resonante victoria francesa en el Mundial sub20 han nacido al menos dos estrellas… Una es Abdoul, el Playmobil pirata de tamaño natural que ha sido la mascota de los Bleuets durante todo el torneo. Algo más que la mascota: el símbolo de la unidad del grupo dirigido por Sébastien Piqueronies. Naturalmente, el otro gran referente responde al nombre de Jordan Joseph, el número 8 francés. Otro individuo de tamaño natural: 1,80 y 115 kilogramos… esta vez sí, todos y cada uno de ellos de de carne y hueso. Sobre todo, carne… porque hablamos de un octavo cortado por el patrón de lo masivo. Un trailer de carga de esos cuyos acelerones generan el efecto estampida de los paquidermos. Hacen falta varios felinos subidos en sus lomos para bajar al suelo al elefante.

Lee el resto de esta entrada »





Nakarawa, el gigante articulado

11 05 2018

Hubo un tiempo en que los equipos de rugby en Francia estaban construidos sobre dos arquetipos. Por un lado una corte de gráciles príncipes de la tres cuartos, que se pasaban la pelota con esencial delicadeza, como si en vez de un balón transportaran la piedra filosofal del rugby en una frágil llama. Y después estaban los delanteros, una reunión de buscavidas tabernarios. Aquella gente entraba en las melés con cara de haber dormido los últimos veinte años al raso. Y ganas de que alguien lo pagara. Uno los miraba y sabía que eran capaces de meterle una cabeza de caballo en la cama al apertura contrario.

Lee el resto de esta entrada »





Isa, Isa, Isa…

10 05 2018

Lee el resto de esta entrada »





Tim Francis, el hombre que inventó el ‘melier’

20 03 2018

Tal vez el obituario pasó algo desapercibido para el público en general: incluso para el que sigue el rugby. Pero entre los caballeros de la hermandad (o sea, los delanteros y especialmente los del frente de la primera línea) la noticia dejó el vacío de las pérdidas importantes. Tal vez muchos de ellos jamás hubieran oído hablar de él, pero puede que estas líneas ayuden a dedicarle un momento de respetuoso silencio a la memoria de Tim Francis. Porque a Tim Francis, y a su ingenio, le debemos los delanteros del mundo algunos de los momentos más dichosos que puede pasar un primera línea en toda su vida. Tim Francis, fallecido la pasada semana en Exeter a los 83 años, fue el hombre que inventó la máquina de entrenar melés.

Lee el resto de esta entrada »





Barrett: demos muerte a los dioses

19 09 2017

El exceso cometido el sábado último por los All Blacks obliga a tomar con cautela todas las consideraciones: victorias absolutas, sostenidas en actuaciones así de absolutas, animan al más templado a las afirmaciones más absolutas. Que si nunca vimos nada igual, que si el mejor equipo de la historia, etc. Conviene subrayar una vez más que (casi) todas las construcciones que los All Blacks elevan en los territorios de lo asombroso son, en realidad, revisiones de maravillas que ya frecuentaron en alguna época anterior. Sirva solo como ejemplo este inocuo detalle: a los Springboks también les metieron 57 puntos por estas fechas el año pasado. Con dos matices: uno, que los sudafricanos no se quedaron a cero entonces (fue 15-57); y dos, que ocurrió en territorio Bokke. La verdad, no podemos estar seguros de cuanto rebaja un detalle o aumenta el otro el indudable escarnio de ambas ocasiones.

Eso sí… lo que tal vez no hayamos visto antes es una constancia tan pertinaz en la excelencia. Y, sobre todo, la reunión inquebrantable del virtuosismo formal y el rigor competitivo: desde que se sacaron la pelota de la garganta ganando por fin la Copa del Mundo de 2011 (“don’t choke!!!”, gritaban los estadios), el equipo de Steve Hansen ha acumulado sólo estas derrotas: Inglaterra (noviembre 2012), Sudáfrica (octubre 2014), Australia (agosto 2015), Irlanda (noviembre 2016) y British&Irish Lions (julio 2017). Más tres empates: Australia (octubre 2012 y agosto 2014) y los BIL (julio 2017). El último partido que perdieron en una Copa del mundo fue aquel de 2007 contra Francia. Para la perspectiva: juegan 12 test matches en año de RWC (así fue en 2011 y 2015) y 14 en los intermedios.

El otro día alguien en Sudáfrica reflexionaba si estos All Blacks no serán el mejor equipo de la historia del deporte. No del rugby, de cualquier deporte. Bueno, es algo que algunos nos y hemos preguntado ya en varias ocasiones y hasta buscado referencias al respecto: grandes dinastías deportivas. Pero eso es otro tema. Ahí no estamos solos. Tal vez sí lo estemos en esto: no sé si alguien ha empezado a plantearse ya la posibilidad, a la vista de los hechos, de que Barrett vaya camino de ser el mejor número 10 del rugby de todos los tiempos, pero a nosotros nos resuena la pregunta en la cabeza desde hace ya meses. ¿Será Beauden Barret el mejor apertura que vimos jamás?

Antes de seguir leyendo, e incluso de opinar, que alguien llame a Bernardo Guy, de la Santa Inquisición… para que levante acta y proceda a sentenciar los suplicios que procedan.

Lee el resto de esta entrada »





El All Black más grande de la historia

12 08 2017

Los otros días nos fuimos a dar un paseo por la Occitania, donde cultivan vinos a los pies del macizo de La Clappe, excavan calzadas romanas y fichan con regularidad a antiguos All Blacks. Entre ellos, por ejemplo, Neemia Tialata: más de 40 veces internacional kiwi, antes de emigrar a Francia para una larga temporada de vendimia oval. Primero en Bayona. Más tarde en Toulouse. Ahora al otro lado de la franja sureña, en la mediterránea Narbona. Viajar es una excusa para ver partidos de rugby (más partidos). Saludar a un All Black es una forma de turismo, siempre un highlight existencial para cualquier aficionado. Además, según alguna singular hagiografía negra, Tialata ostenta uno de esos récords alternativos que tanto nos atraen: es el All Black más pesado de la historia: 136 kilogramos en el momento de la medición. Es decir, por eufemismo y por corporativismo pilarista, el All Black más grande que han conocido los tiempos. Tialata, el que colecciona gorras tipo béisbol y zapatillas de deporte. Tiene en sus estanterías un catálogo de más de 2.000 pares… como los raperos y las celebrities afroamericanas. A un personaje así había que pasar a saludarlo.

Neemia Tialata, el día que le enseñó su colección de zapatillas a una publicación francesa, aún en Bayona.

Lee el resto de esta entrada »