Jordan Joseph, el gigante occitano

25 06 2018

De la resonante victoria francesa en el Mundial sub20 han nacido al menos dos estrellas… Una es Abdoul, el Playmobil pirata de tamaño natural que ha sido la mascota de los Bleuets durante todo el torneo. Algo más que la mascota: el símbolo de la unidad del grupo dirigido por Sébastien Piqueronies. Naturalmente, el otro gran referente responde al nombre de Jordan Joseph, el número 8 francés. Otro individuo de tamaño natural: 1,80 y 115 kilogramos… esta vez sí, todos y cada uno de ellos de de carne y hueso. Sobre todo, carne… porque hablamos de un octavo cortado por el patrón de lo masivo. Un trailer de carga de esos cuyos acelerones generan el efecto estampida de los paquidermos. Hacen falta varios felinos subidos en sus lomos para bajar al suelo al elefante.

Lee el resto de esta entrada »

Anuncios




Dos héroes de guerra inspiran el último trofeo del 6 Naciones

20 03 2018

El sábado, Escocia e Inglaterra dirimirán una nueva edición de la Calcutta Cup, el trofeo más antiguo de todos los que se disputan en el rugby mundial. A pesar del hype de los últimos meses, y de la victoria ante Francia, el equipo de Gregor Townsend tendrá difícil recuperar el trofeo frente a la roca articulada en que Eddie Jones ha convertido a la Rosa. Pero, en el mientras tanto, a los escoceses les cabe el honor de haber levantado ya el primer trofeo en juego en este 6 Naciones: el Auld Alliance Trophy, que le ganaron a Francia hace un par de sábados. Una copa que honra a los jugadores de rugby franceses y escoceses que cayeron en la I Guerra Mundial, ahora que caminamos hacia el centenario del armisticio.

El Auld Alliance se ha convertido, así, en el último trofeo físico que pone en juego el 6 Naciones, un torneo que siempre presumió de una de sus más conocidas singularidades: la de los llamados trofeos honoríficos. Copas que no eran copas y títulos que no eran títulos. El raro prestigio de lo invisible.

Barclay, con el Auld Alliance Trophy en Murrayfield.

Lee el resto de esta entrada »





Rugby sentimental

3 02 2016

Si alguien hiciese una encuesta preguntando cómo nos enamoramos del rugby, la mayoría de nosotros respondería lo mismo: fue viendo el Cinco Naciones. O el Seis… según la edad del interpelado. Durante décadas identificamos la expresión máxima del deporte oval con este torneo que los británicos siempre llamaron Championship. El Seis Naciones forma parte de nuestro patrimonio sentimental. Ocurre que, desde que en 1987 se creó la Copa del Mundo, se ha producido una evolución del juego, de sus estructuras en los despachos, de su repercusión mediática, y han variado las jerarquías, hasta la culminación del pasado otoño: el Mundial de Inglaterra resultó ser, sin duda, la mejor competición de selecciones que pudimos soñar jamás. Una celebración formidable de todas las posibilidades del rugby moderno. Y, desde luego, del juego en su evolución más espectacular.

oconnell

O’Connell levanta su último trofeo , el año pasado, entre Best y Heaslip.

Lee el resto de esta entrada »