Lomu, el viajero del tiempo

20 11 2015

El 18 de junio de 1995 Paul McCartney cumplió 53 años. Habían pasado 180 de la derrota napoleónica en Waterloo y 55 del discurso que Churchill pronunció en la Cámara de los Comunes y que siempre se ha conocido como Their finest hour. Éstas son efemérides de enciclopedia, tomadas al azar. Nos importan poco porque, en el universo oval, todos sabemos que el 18 de junio de 1995 fue el día en que Jonah Lomu aplastó a los ingleses. Particularmente, y de forma muy concreta, a Mike Catt, zaguero de la Rosa y último de los que trataron de detener el negro penacho de Lomu, que era algo así como el remate en forma de chimenea del tren de mercancías al que recordaba su forma de arrollar contrarios. La escena es tan conocida que glosarla en sus detalles resulta improcedente. Aquél era un domingo de sol en Londres y lo vimos en un pub atestado, con un programa que incluía antes el partido, después el inevitable sunday roast y, a todas horas, una ingesta transversal de cerveza que le hiciera de argamasa a la jornada. Creo recordar que hacía poco que se habían liberalizado los horarios de las public houses y que, por lo tanto, las barras ya no cerraban a las cuatro de la tarde. Nos esperaba, así, un domingo largo y beodo. Mezclado con la patulea habitual localizamos enseguida a un concurrente entre cuyos intereses no parecía estar el rugby. Había acompañado a algunos amigos y bebía cerveza con alegría comunal. Era inglés, pero sus comentarios sonaban extemporáneos y apenas atendían a los arcenes del juego: lo frívolo, lo ocasional, lo curioso… Con frecuencia molesta desviaba la mirada de la pantalla para componer chistes que celebraba con una risa nerviosa, frecuente en estridencias. Cuando Lomu pasó por encima de Catt, y mientras casi todos nos quedábamos mudos o engullíamos un murmullo de asombro, él soltó una larga carcajada. Fue lo único que se oyó o fue lo que más se oyó. Aún hoy, en este duelo general por su fallecimiento, no puedo pensar en Lomu y evitar oír esa risa. Y lo que aún significa.

Jonah Lomu, fallecido en la mañana del pasado 18 de noviembre, en una imagen de 2005, en su paso por los Cardiff Blues.

Jonah Lomu, fallecido en la mañana del pasado 18 de noviembre, en una imagen de 2005, en su paso por los Cardiff Blues.

Lee el resto de esta entrada »

Anuncios




Black is black

24 09 2015

La elegancia del uniforme negro de Nueva Zelanda se ha visto resaltada todavía más en esta RWC15 con la línea Blackout que adidas, la marca que viste a los kiwis, lanzó para la Copa del Mundo. La idea era producir un apagón (significado en inglés del término), no tanto en el juego del equipo, claro, sino en el subrayado de la amenazante prestancia del rugby de los All Blacks, al vestirlos con el uniforme más negro de toda su historia. Han quedado atrás las reticencias de aquellos días en que AIG anunció que su logo publicitario cubriría el pecho de la camiseta y la integración parece más elegante que nunca con la desaparición del cuello blanco que vimos en modelos precedentes y, sobre todo, el gris plata de la marca de seguros que patrocina a los neozelandeses. Sin embargo, la gran atracción de su primer partido contra Argentina fue el detalle de que todos los jugadores calzaran botas completamente negras, una rareza en los tiempos de colores rutilantes en los que las marcas diseñan hoy sus colecciones y que constituye otra acción de márketing, asociada a la marca All Black, donde nadie pierde detalle. La fuerza del negro. Force of black.

Lee el resto de esta entrada »





Huevos pasados por agua

19 08 2014

Las sucesivas trombas de agua aplanaron los dos partidos iniciales del Rugby Championship, que se resolvieron con marcadores escuetos. Australia y Nueva Zelanda empataron (12-12), con cuatro golpes de castigo anotados por sus aperturas, Kurtley Beale y Aaron Cruden; en Pretoria, Sudáfrica se impuso a Argentina (13-6) gracias a la ventaja que le procuró un ensayo muy pronto de Ruan Pienaar. Pero en general, ganó la lluvia al juego. En condiciones así, acostumbran a divertirse mucho más los que están en el campo que los que miran. Se vio todo lo habitual: deslices, errores comunes, melés en zozobra, derrumbes, reinicios, fallos de cálculo, pelotas sin control, mucho juego al pie (bueno y malo), avances por el eje, confusiones, riachuelos de sangre por las mejillas y amagos de pelea tabernaria a la salida de este o aquel garito. Resumamos lo que aprendimos, o no, en la primera jornada del Rugby Championship.

Hooper carga contra la defensa negra, en una de las escasas acometidas que de verdad pusieron en aprietos a Nueva Zelanda.

Hooper carga contra la defensa negra, en una de las escasas acometidas que de verdad pusieron en aprietos a Nueva Zelanda.

Lee el resto de esta entrada »