¿Es éste el peor 6N… o somos nosotros?

17 02 2016

El rugby es un juego de imposición física, eso no lo duda nadie. Pero tal vez este 6 Naciones esté llevando el modelo a su agotamiento. A la vista de este segundo fin de semana, los medios afectos a los dos favoritos –InglaterraGales– empezaron a hacerse una pregunta terrible en sí misma, pero que resume el estado de las cosas: “¿Es éste el peor 6 Naciones de la historia?”, tituló Mick Cleary  en el Daily Telegraph. Brian Moore escribió: “En esfuerzo, el 6 Naciones está al máximo nivel, pero tristemente le falta calidad“. Al otro lado del río Severn, en Gales, Delme Parfitt firmaba este otro titular en la web Wales Online: “No hagan caso a los apologetas: hasta ahora, este 6 Naciones ha sido verdaderamente horrible“. Un par de semanas antes de que comenzara este 6N, uno mismo ya mostró en un tuit las sospechas: “Aguardo el 6N con temor al aburrimiento: esperemos que se parezca en algo a la RWC15 y no a los últimos torneos”. Después, añadí: “No pretendo dar la nota disonante, eh. Es un torneo fantástico, obvio, pero sinceramente estos años el juego me ha hastiado bastante”. Me preguntaba si era yo o era el torneo. ¿Nos aburre ya todo? ¿Hemos visto demasiado rugby? ¿Nos hemos hecho mayores? Por lo visto, no estábamos solos…

jamie roberts centro de gales

Roberts se golpea el pecho: en este rugby de choque repetido que es el 6N, el centro galés es el Macho Alfa.

Lee el resto de esta entrada »





Rugby sentimental

3 02 2016

Si alguien hiciese una encuesta preguntando cómo nos enamoramos del rugby, la mayoría de nosotros respondería lo mismo: fue viendo el Cinco Naciones. O el Seis… según la edad del interpelado. Durante décadas identificamos la expresión máxima del deporte oval con este torneo que los británicos siempre llamaron Championship. El Seis Naciones forma parte de nuestro patrimonio sentimental. Ocurre que, desde que en 1987 se creó la Copa del Mundo, se ha producido una evolución del juego, de sus estructuras en los despachos, de su repercusión mediática, y han variado las jerarquías, hasta la culminación del pasado otoño: el Mundial de Inglaterra resultó ser, sin duda, la mejor competición de selecciones que pudimos soñar jamás. Una celebración formidable de todas las posibilidades del rugby moderno. Y, desde luego, del juego en su evolución más espectacular.

oconnell

O’Connell levanta su último trofeo , el año pasado, entre Best y Heaslip.

Lee el resto de esta entrada »





Australia y la paradoja defensiva

26 10 2015

Australia impuso frente a Argentina la paradoja de la defensa: ganar el partido habiendo metido cuatro ensayos y que a todo el que lo vea le quede la nítida sensación de que la base de la victoria no estuvo en el ataque, sino en la defensa. Atacar defendiendo, con una línea de presión agresiva, velocísima en la subida, cortando en origen el juego expansivo de los Pumas a través de un exhaustivo estudio de sus movimientos con la pelota. Sobre todo, los que nacen en el fondo del propio campo. Si Sudáfrica se alejó de cualquier posibilidad al defender siempre en su campo, los Wallabies hicieron exactamente lo contrario. A partir de ese concepto estratégico de Michael Cheika, ejecutado de maravilla por su equipo, Australia golpeó de forma quirúrgica y castigó cada error albiceleste. Antes de 10 minutos había anotado dos ensayos. Después, obligó a los Pumas a un larguísimo regreso, al que el equipo de Daniel Hourcade le puso durante la segunda parte todo el corazón de siempre, pero mucha menor capacidad de amenaza de la que tuvo el resto del Mundial. De algún modo, nada le salió derecho a Argentina; eso es cierto, pero tuvo mucho que ver que, en realidad, el partido se lo volcó el equipo de Cheika. Ha sido un gran torneo de los albicelestes, a los que todavía les queda lo que sería, para ellos, un premio mayor: el tercer puesto. Mientras, Australia completa el gran renacimiento en apenas un año, desde que el ex técnico de los Waratahs tomó a su cargo el gallinero y lo convirtió en una partida de caza. Les queda su pieza preferida. El enemigo oceánico.

David Pocock, el mejor jugador de esta RWC hasta la fecha, en una imagen de desafío en su último partido contra los All Blacks, en la Bledisloe Cup del pasado verano. Los dos grandes enemigos se jugarán, por primera vez, la Copa Webb Ellis.

David Pocock, el mejor jugador de esta RWC hasta la fecha, en una imagen de desafío en su último partido contra los All Blacks, en la Bledisloe Cup del pasado verano. Los dos grandes enemigos se jugarán, por primera vez, la Copa Webb Ellis.

Lee el resto de esta entrada »