En busca de la ola perfecta

5 08 2018

Algunos años atrás, cuando Scott Robertson todavía dirigía a Canterbury, Serge Blanco le propuso la osadía de incorporarse como entrenador en Biarritz. En 2017, después de que Todd Blackadder se marchara a Bath, los dirigentes de Crusaders entrevieron a su sucesor en el advenedizo Razor, sobrenombre llegado de aquellos días en que fuera vigoroso flanker de la provincia. Hace apenas meses, en Gales imaginaron a Robertson en el puesto de Warren Gatland. Y al mismo tiempo o casi, en Australia el ex talonador Jeremy Paul habló de lo bien que encajaría ese rubio tan cool como sucesor del hombre intranquilo que encarna Michael Cheika.

El resultado de esta síntesis es una línea de tiempo en la que constantemente aparece Scott Robertson, cruzando de un lado al otro todas las hipótesis, allá donde se genera una vacante.

Lee el resto de esta entrada »

Anuncios