Queda inaugurado el futuro

19 10 2015

No es una cuestión de hemisferios, aunque lo parezca. Agrupar en el mismo saco a Nueva ZelandaSudáfrica, Australia Argentina y definir su rugby por la procedencia geográfica (llamémosle SANZAR, el organismo federativo que los agrupa) sería tanto como mirar al dedo cuando nos señalan la luna. Ni los cuatro juegan a lo mismo ni los anima la misma intención -la disonancia sudafricana no precisa detalles… está en su tradición-. Pero desde luego es mucho más fácil relacionarlos entre sí en el espíritu de su juego que establecer paralelismos con Francia Inglaterra. Ahora todo el mundo parece de acuerdo en que la distancia entre el Sur y el Norte se ha ampliado. Pero es que no acaba de hacerlo en estos cuartos de final, no: es una distancia que viene creciendo hace rato. Y, aunque resulta muy difícil un diagnóstico absoluto que defina cuál es la razón última de esa diferencia tan notoria en el juego, al menos deberíamos dejarnos ya de excusas y explicaciones incompletas, que han hecho extraña fortuna: como esa de los entrenadores neozelandeses (Gales también tiene uno) o la de que los campos europeos son muy pesados por el clima. Las dos se rebaten con un solo nombre y un solo equipo: esa Escocia valiente que puso contra la pared a Australia y  a la que ahora todos celebramos (y de la que había muchas risas tras su última Cuchara de madera) le debe mucho, además de a Vern Cotter, a un escocés de pura cepa: Gregor Townsend, el entrenador de Glasgow Warriors. ¿Juega Glasgow en las Bahamas? No. Juega en el mismo ámbito de días lluviosos, campos pesados y pelotas con agua que el resto del Pro12. Así que la cosa no va de geografía. Va de hemisferios mentales. De ideas. De intención.

Imhoff, el ala argentino, se lanza en palomita sobre la zona de marca irlandesa, en una de las anotaciones del partido que los Pumas le ganaron al equipo de Joe Schmidt.

Imhoff, el ala argentino, se lanza en palomita sobre la zona de marca irlandesa, en una de las anotaciones del partido que los Pumas le ganaron al equipo de Joe Schmidt.

Lee el resto de esta entrada »





La guerra por otros medios

12 10 2015

La frecuente asociación del juego del rugby con la guerra no es casual. No se trata sólo de la evidencia argumental de la imposición de la fuerza, del combate físico y estratégico que constituye su puesta en escena y le confiere esa imagen de campo de batalla en el que, a menudo, aparecen convocados todos los elementos de la advertencia churchilliana: el sudor, la sangre y hasta las lágrimas. No es sólo eso, con ser mucho. La guerra está en los orígenes del juego (la mayoría de los deportes colectivos de pelota vienen de un ramo común de ejercicios militares de esparcimiento y preparación) y también en su naturaleza: los tratados técnicos del rugby han formulado la esencia del juego en un objetivo común al balón oval y a las armas: la invasión. El rugby es un deporte de invasión. Esa es la meta. La pelota es el arma. Para los demás elementos no hacen falta demasiadas metáforas ni símiles forzados: cualquiera los identifica porque son muy literales. El problema, en el rugby, es cuando un equipo olvida la importancia inigualable del arma y su uso. O sea, del balón. Verbigracia… Francia contra Irlanda. El equipo de Joe Schmidt lo entendió… o tal vez se encontró la solución, llamada Madigan. Saint-André nunca dio con la forma de reciclar a su equipo desde el combate al juego. Y por eso fue derrotado con amplitud.

Ian Madigan, abierta y sinceramente emocionado en el final del partido contra Francia, en el que fue actor principal tras la lesión de Sexton.

Ian Madigan, abierta y sinceramente emocionado en el final del partido contra Francia, en el que fue actor principal tras la lesión de Sexton.

Lee el resto de esta entrada »





Francia y sus contradicciones

17 12 2014

Si nos tuviéramos que guiar por las sensaciones prevalentes en este mes de noviembre, diríamos que Philippe Saint-André ha reiniciado a Francia. Si atendemos a la trayectoria del equipo azul en los últimos años, cualquier afirmación ha de ser puesta de inmediato en suspenso y aguardar su evolución. Diría sin duda que Francia ha sido el equipo más entretenido de ver este noviembre, al margen de Irlanda. Y que, a la vista de sus últimas incorporaciones, hemos caído en la tentación de proclamar que el equipo de Saint-André ha ingresado en estado de buena esperanza, gracias sobre todo a la interacción de tres hombres aparecidos en estos últimos tiempos en el equipo nacional: el apertura Camille López, el ala Teddy Thomas y el zaguero Scott Spedding. Un contingente variado, en ciertos aspectos contradictorio. Tan contradictorio como el propio equipo francés: López viene de una carrera algo errática pero está haciendo en Clermont (y ahora Francia) una temporada soberbia; Thomas es un talento inconmensurable de 21 años, al que habrá que supervisar su evolución; Spedding es sudafricano nacionalizado francés (como Rory Kockott y el tercera Claasen por cierto) y su entrada en el equipo se debió a la lesión de última hora de Brice Dulin. La visita de Patrice Lagisquet, asistente de Saint-André, al vestuario del Aviron Bayonnais para comunicarle su convocatoria refleja la indescriptible emoción del jugador al saberse seleccionado (ver aquí). Y este vídeo de su conferencia de prensa posterior lo explica todo.

Lee el resto de esta entrada »





El torneo de las cuatro naciones

5 03 2014

Lo ha subrayado en las últimas horas Stuart Lancaster, el seleccionador inglés: Nadie ha ganado nunca un Seis Naciones con sólo tres victorias”. El dato parece una obviedad típica en el sobrio Lancaster, pero ayuda a poner en contexto el reto al que se enfrentan los cuatro candidatos a la victoria en este Seis Naciones: Irlanda, Inglaterra, Gales y Francia. Todos llegan a la cuarta jornada empatados a dos triunfos. Puede que este no haya sido, todavía, un gran torneo, pero sí ha cumplido el pronóstico de igualdad que le habíamos anticipado muchos. Sabemos ya que nadie va a ganar el Grand Slam, pero no es fácil anticipar quién será el campeón. Lo mejor de esta situación es que, este fin de semana, el título se juega en los tres campos al mismo tiempo.

Danny Care, jubiloso de camino al ensayo que le daría el triunfo a Inglaterra frente a Irlanda.

Danny Care, jubiloso de camino al ensayo que le daría el triunfo a Inglaterra frente a Irlanda. Gales es el siguiente visitante de Twickenham, en otro enorme desafío.

Lee el resto de esta entrada »





El rompeolas

13 02 2014

La verdad, cuando la grada empieza a hacer la ola en un estadio de rugby (un gran estadio de rugby, esto es… porque cosas así sólo ocurren en un gran estadio de rugby), el nervio se me pone en marcha. Hay quien dice que me entra en hinchazón rojiza la venilla del cuello, que por lo visto desde niño ha constituido el síntoma visual de mis más peligrosos hervores internos. Lo diré sin circunloquios: cuando la gente hace la ola en un campo de rugby, me dan ganas de apagar el televisor. Si me agarra en el campo es otra cosa. O sea, que no me dan ganas de irme, pero me cuido mucho de participar. El motivo es común: bastante tengo con ocuparme del cajón de pintas que he acumulado debajo del asiento en la última visita al bar como para dar arriesgados saltitos y descuidar a esos espumosos polluelos de stout que aguardan a que me los beba a mordiscos. Mucho menos abandonarlos a la acostumbrada intemperie norteña de esos lugares.

Lee el resto de esta entrada »