¿Acabaremos jugando al rugby con casco?

17 01 2018

La lesión sufrida hace unos días por Samuel Ezeala, en un choque con el impetuoso Virimi Vakatawa, ha devuelto el asunto de la conmoción cerebral al primer plano del rugby. No hay mayor novedad ni en la acción ni en sus consecuencias. Pero las circunstancias adyacentes (la juventud de Samu, que el incidente se produjera en su debut en la élite y la proximidad por haber sido formado en el BUC barcelonés y las categorías inferiores de España) han animado un revoloteo de exclamaciones y reclamaciones en el rugby francés. El cacareo habitual, cada uno desde su negociado, que en esta ocasión suena un poco a la cínica frase del capitán Renault a Rick en Casablanca, cuando le justifica el cierre de su café americain: “Qué escándalo, qué escándalo ¡he descubierto que aquí se juega!”. Y luego se lleva las ganancias.

Sí, en el rugby hay lesiones. Y algunas, como las conmociones cerebrales, pueden ser especialmente graves. No tiene sentido poner cara de sorpresa. Eso sí: si algo no podemos permitirnos es la indiferencia.

north

George North, atendido después de un incidente con Nathan Hughes, el 8 de Wasps: el galés ha sufrido varias conmociones que aún hacen temer por el futuro de su carrera.

Lee el resto de esta entrada »