La guerra por otros medios

12 10 2015

La frecuente asociación del juego del rugby con la guerra no es casual. No se trata sólo de la evidencia argumental de la imposición de la fuerza, del combate físico y estratégico que constituye su puesta en escena y le confiere esa imagen de campo de batalla en el que, a menudo, aparecen convocados todos los elementos de la advertencia churchilliana: el sudor, la sangre y hasta las lágrimas. No es sólo eso, con ser mucho. La guerra está en los orígenes del juego (la mayoría de los deportes colectivos de pelota vienen de un ramo común de ejercicios militares de esparcimiento y preparación) y también en su naturaleza: los tratados técnicos del rugby han formulado la esencia del juego en un objetivo común al balón oval y a las armas: la invasión. El rugby es un deporte de invasión. Esa es la meta. La pelota es el arma. Para los demás elementos no hacen falta demasiadas metáforas ni símiles forzados: cualquiera los identifica porque son muy literales. El problema, en el rugby, es cuando un equipo olvida la importancia inigualable del arma y su uso. O sea, del balón. Verbigracia… Francia contra Irlanda. El equipo de Joe Schmidt lo entendió… o tal vez se encontró la solución, llamada Madigan. Saint-André nunca dio con la forma de reciclar a su equipo desde el combate al juego. Y por eso fue derrotado con amplitud.

Ian Madigan, abierta y sinceramente emocionado en el final del partido contra Francia, en el que fue actor principal tras la lesión de Sexton.

Ian Madigan, abierta y sinceramente emocionado en el final del partido contra Francia, en el que fue actor principal tras la lesión de Sexton.

Leer el resto de esta entrada »





A propósito de Schmidt

5 12 2014

Joe Schmidt vio la última victoria de Irlanda este mes de noviembre envuelto en un lacerante dolor, muy reconocible para cualquiera que lo haya sufrido. Su equipo acababa de ganarle a Australia. No sólo eso. Había completado un noviembre con pleno de triunfos (Suráfrica primero, Georgia después), mantenido impoluto su récord en el Aviva Stadium dublinés y elevado a 9 de 10 victorias su ejecutoria en 2014. El corolario exacto lo vino a subrayar la clasificación de lo que antes se llamaba IRB y ahora ha mutado la marca a Rugby World: Irlanda es tercera en el ránking mundial, solo por detrás de los dos gigantes del sur, Nueva Zelanda y Suráfrica. Preguntado por su influencia en la formidable evolución de su equipo, Schmidt contestó: “Yo soy solo un observador que decide quién entra como sustituto”. A continuación despidió al periodismo, se fue al hospital y entró al quirófano para que le extirparan el apéndice. Hoy por hoy, merece la pena aguantar dolores por ver a Irlanda. Quitando a los All Blacks, es el equipo con el rugby más sofisticado, divertido y eficaz del mundo.

Joe Schmidt, el técnico que está llevando a Irlanda no a una regeneración de su mejor época, sino a un relanzamiento que promete mucho para la RWC15.

Joe Schmidt, el técnico que está llevando a Irlanda no a una regeneración de su mejor época, sino a un relanzamiento que promete mucho para la RWC15.

Por más que Schmidt mantuviera el perfil bajo que siempre ha caracterizado su personalidad, nadie puede negar la evidencia de hasta qué punto los resultados de Irlanda sintetizan no sólo a su entrenador, sino todo el mecanismo que el neozelandés ha sido capaz de animar a su alrededor. Un entramado que incluye una idea de juego, por supuesto; pero también a un grupo de hombres dispuestos a llevarla a término con una disciplina feroz; además, lo apoya la adecuada organización del rugby irlandés, que facilita armonías y sinergias provinciales en la dirección del equipo nacional. El reverso de Francia o Gales. El efecto visual resultante es una ejecución milimétrica de la filosofía y el trabajo sobre el terreno de juego, más el tradicional entusiasmo irlandés… menos la irregularidad. Repetiremos esta idea: Irlanda, que siempre fue un bloque temperamental, que ha conocido en los 2000 lo que creíamos una generación irrepetible, ha reconstruido su equipo con una facilidad inesperada por todos; y no sólo eso… sino que lo ha relanzado a nuevas cotas con una combinación de rugby vistoso y táctico que habla de un equipo altamente sofisticado en sus mecanismos de juego. Un equipo capaz de una versatilidad de estrategias impensable para el resto del Hemisferio Norte. Un equipo que, como dijo el ex internacional inglés Brian Moore, “es el único del norte que hoy por hoy puede tener ambiciones realistas en la próxima Copa del Mundo“.

Leer el resto de esta entrada »





Depredadores y carroñeros

12 03 2014

Si no fuera por aquel ensayo de Fickou, a la Inglaterra de Stuart Lancaster esta semana todos los caminos la conducirían a Roma y, de paso, al Grand Slam. Esa distancia mínima, la que significan diez minutos de despiste, de paso atrás, de equivocaciones de un entrenador en los cambios… de ausencia de Danny Care (¿por qué no decirlo si ha sido el hombre más importante de Inglaterra? Sólo eso. El único tramo en todo el torneo en el que el equipo de la Rosa ha rebajado su habitual rigor defensivo. Pero ocurrió. Y así sucede que Irlanda, el mejor equipo libra por libra de este Seis Naciones, tiene en su mano el título. Y se lo discute Inglaterra: al cabo, los dos equipos que se han distinguido por jugar con más compromiso, sacrificio y deseo: dos bloques que nos recuerdan que, al margen de tácticas, influencia de entrenadores, calidad en el campo y circunstanciales fortunas, el rugby sigue siendo sobre todo un deporte para hombres hambrientos. Como siempre, como ya dijimos la semana pasada, con el permiso de Francia. La Francia inexplicable. La Francia incorregida. La Francia indultada por los errores de Escocia. Esta La Francia peligrosa. O sea, la Francia de Huguet. Francia envilecida, diagnóstico que luego razonaremos.

Yoann Huguet esprinta de lado a lado del campo para anotar el ensayo que, previo error escocés, le daría al equipo de Saint André la victoria en Murrayfield.

Yoann Huguet esprinta de lado a lado del campo para anotar el ensayo que, previo error escocés, le daría al equipo de Saint André la victoria en Murrayfield.

Leer el resto de esta entrada »





El torneo de las cuatro naciones

5 03 2014

Lo ha subrayado en las últimas horas Stuart Lancaster, el seleccionador inglés: Nadie ha ganado nunca un Seis Naciones con sólo tres victorias”. El dato parece una obviedad típica en el sobrio Lancaster, pero ayuda a poner en contexto el reto al que se enfrentan los cuatro candidatos a la victoria en este Seis Naciones: Irlanda, Inglaterra, Gales y Francia. Todos llegan a la cuarta jornada empatados a dos triunfos. Puede que este no haya sido, todavía, un gran torneo, pero sí ha cumplido el pronóstico de igualdad que le habíamos anticipado muchos. Sabemos ya que nadie va a ganar el Grand Slam, pero no es fácil anticipar quién será el campeón. Lo mejor de esta situación es que, este fin de semana, el título se juega en los tres campos al mismo tiempo.

Danny Care, jubiloso de camino al ensayo que le daría el triunfo a Inglaterra frente a Irlanda.

Danny Care, jubiloso de camino al ensayo que le daría el triunfo a Inglaterra frente a Irlanda. Gales es el siguiente visitante de Twickenham, en otro enorme desafío.

Leer el resto de esta entrada »





El rompeolas

13 02 2014

La verdad, cuando la grada empieza a hacer la ola en un estadio de rugby (un gran estadio de rugby, esto es… porque cosas así sólo ocurren en un gran estadio de rugby), el nervio se me pone en marcha. Hay quien dice que me entra en hinchazón rojiza la venilla del cuello, que por lo visto desde niño ha constituido el síntoma visual de mis más peligrosos hervores internos. Lo diré sin circunloquios: cuando la gente hace la ola en un campo de rugby, me dan ganas de apagar el televisor. Si me agarra en el campo es otra cosa. O sea, que no me dan ganas de irme, pero me cuido mucho de participar. El motivo es común: bastante tengo con ocuparme del cajón de pintas que he acumulado debajo del asiento en la última visita al bar como para dar arriesgados saltitos y descuidar a esos espumosos polluelos de stout que aguardan a que me los beba a mordiscos. Mucho menos abandonarlos a la acostumbrada intemperie norteña de esos lugares.

Leer el resto de esta entrada »





Asterix juega en Leinster

16 05 2013

Ni esto es el año 50 antes de Jesucristo ni la Galia está ocupada por los romanos. De hecho, en este preciso momento de la historia de las batallas ovales, diríamos que Asterix juega en Leinster y que la trama completa ha sido invertida: aquí los irreductibles y la aldea que resiste todavía y siempre al invasor tienen filiación celta; y las guarniciones que lo acechan son tres: Auvernia, Provenza y, más concreta y directamente en su caso, la siempre luminosa Lutecia. Salgamos de la broma contextual y la metáfora de cómic. Hablamos de esto: en su condición de triple campeón vigente de Europa, Leinster viene a encarnar la única cuña de resistencia al creciente dominio francés. Jonathan Sexton sería el Asterix celta. Y su propia figura resume el signo de los tiempos: el año próximo, como tantas otras estrellas de los dos hemisferios, Sexton jugará en un club francés. Lo inmediato es que la conquista gala del continente, a nivel individual y colectivo, se escenifica este fin de semana, en Dublín y con doble programa: Leinster y Stade Français jugarán la final de la Amlin Challenge Cup este viernes en el RDS Arena; el sábado, Clermont Auvergne y Toulon dirimirán el título de la Heineken Cup, en un escenario aún más contemporáneamente mayestático: el Aviva Stadium de la capital irlandesa.

La figura de Wilkinson ha crecido exponencialmente en los últimos estadios de la Heineken Cup, particularmente con sus extraordinarios partidos ante Leicester Tigers y Saracens: pese al enfrentamiento múltiple de estrellas que será esta final de la HCup, su capacidad de modelar y definir los partidos sigue apareciendo por delante de cualquier otro argumento previo al choque. Y en éste, en concreto, los hay a decenas...

La figura de Wilkinson ha crecido exponencialmente en los últimos estadios de la Heineken Cup, particularmente con sus extraordinarios partidos ante Leicester Tigers y Saracens: pese al enfrentamiento múltiple de estrellas que será esta final de la HCup, su capacidad de modelar y definir los partidos sigue apareciendo por delante de cualquier otro argumento previo al choque. Y en éste, en concreto, los hay a decenas…

Leer el resto de esta entrada »