Un equipo para todas las estaciones

26 10 2015

Los dos gigantes del sur, Nueva Zelanda Australia, se disputarán el próximo sábado la octava Copa Webb Ellis, un partido que supone el primer duelo entre ambos por un título mundial, y que determinará al primer tricampeón de la historia de las RWC -los dos tienen un par de títulos- y, si ganan los All Blacks, también al primero que logra retener el título logrado en la Copa del mundo precedente. Las semifinales reafirmaron la vigencia del principio  del rugby como deporte de invasión y de la defensa como equívoco concepto, relacionada de forma muy directa con el ataque. Ya dijimos antes que éste es un deporte cuya naturaleza reside en la ocupación territorial -la conquista del extremo contrario- y en el que no ataca quien tiene la posesión de la pelota, sino quien está en campo rival. Los Springboks, que lograron contener la ágil maquinaria creativa kiwi, estuvieron por delante hasta pasada la mitad del partido, pero siempre defendieron en su propio campo y, pese a su mayúsculo esfuerzo por sobreponerse a las limitaciones de su juego cuando la imposición física no les basta, acabaron cayendo por la mayor capacidad de los All Blacks para readaptar su rugby, corregir los errores y jugar con todos los elementos de un partido incómodo, sin perder el control ni cuando estaban por debajo ni cuando se pusieron por delante. Este Mundial, mayúsculo en muchos aspectos, tendrá la mejor final posible, hoy por hoy, en el rugby planetario. De momento analizaremos el fin de semana en algunos puntos que nos parecieron determinantes y en dos entradas consecutivas. Ésta es la primera.

El desafío oceánico entre Nueva Zelanda y Australia, partido clásico, será la primera ocasión en que ambos se disputen una final en la Copa del Mundo.

El desafío oceánico entre Nueva Zelanda y Australia, partido clásico, será la primera ocasión en que ambos se disputen una final en la Copa del Mundo.

Lee el resto de esta entrada »





Un poco de respeto…

26 08 2014

En ocasiones, uno se sienta a escribir y sabe que no podrá dar alcance a la realidad por más que se empeñe en describirla. Éste es uno de esos casos. ¿Hace falta entrar en detalles acerca del partido que jugaron los All Blacks en su demolición sabatina de Australia? Diríamos que el marcador resulta elocuente: 51-20. Y eso que los guarismos esconden un cierto honor anotador de los Wallabies en el tramo final, cuando ya los negros podían permitirse la veleidad de errar algún placaje. Nada que permitiera al equipo de Ewen McKenzie maquillar la voltereta, que pareció ser por parte de los All Blacks una colectiva exigencia de respeto para todos aquéllos que insisten en anunciar el declive de su ciclo de dominio. Si vamos a eso, diríamos que peor están los Springboks, que en dos partidos han extendido la impresión de haber bajado un peldaño. Esperemos que para volver a subirlo, claro, pero ahí queda el síntoma. Mientras, la leve reacción postrera de los Wallabies inspiró una patética declaración final de su capitán, Michael Hooper, tan vacua como sus decisiones en el primer partido del torneo: “Al final la cosa estuvo igualada”. En fin. Igualada estuvo en Salta, donde Argentina dejó escapar otra vez a Sudáfrica (31-33), pese a pegarle durante más de una hora larga una de esas palizas (físicas y de juego) que raramente vemos sufrir a los Springboks.

Aaron Smith, motor de explosión de los All Blacks, desafiante y enmarcado por el fuego en una pose definitiva para explicar el rol dominante de Nueva Zelanda en el rugby mundial de hoy.

Aaron Smith, motor de explosión de los All Blacks, desafiante y enmarcado por el fuego en una pose definitiva para explicar el rol dominante de Nueva Zelanda. (Foto: Getty Images)

Lee el resto de esta entrada »