Moneyball: Boudjellal y los ‘galácticos’

20 05 2013

Devorado por la angustia, Mourad Boudjellal abandonó el Aviva Stadium durante la segunda parte de la final de la Heineken Cup, el pasado sábado. Era incapaz de soportar la tensión. Vio a Brock James posar el segundo ensayo de Clermont y no quiso ver más: abandonó el campo, tomó un taxi y ordenó al chófer que condujera sin destino por los alrededores del estadio. En ese momento su archienémigo, el ASM Clermont-Auvergne, vencía 15-6 y quedaba media hora por jugar. Aunque había extraviado la capacidad de penetración de Rougerie, que tanto daño le había hecho a Toulon en la primera parte, y estaba cediendo terreno de forma peligrosa ante la amenaza latente del pie de Wilkinson, el equipo manejado por Bernard Laporte no daba la impresión de haber encontrado un hilo de juego o de iniciativa suficientes para amenazar la victoria clermontois. Boudjellal, el lenguaraz presidente y propietario del RC Toulonnais, se había quedado sin aliento emocional para permanecer en el escenario del partido. Durante su viaje en taxi a ninguna parte, sin embargo, todo dio la vuelta. Wilko cobró un golpe de castigo, premio a la crecida defensiva y el empuje de un grupo que hasta entonces no había tenido ningún tipo de preeminencia. Su estilo es el que es y ganó con su argumento principal: las explosiones individuales. El dramático viraje ocurrió cuando el argentino Fernández Lobbe robó la pelota en un ruck y lanzó un contraataque que Delon Armitage convirtió en ensayo. Fue una victoria repentina. Un fogonazo aislado pero inapelable, definitivo. Wilkinson, y una defensa impenetrable para un Clermont disminuido con los cambios, hicieron el resto hasta el 15-16. Cuando supo que Toulon era campeón, Boudjellal ordenó al taxista regresar a Lansdowne Road y entró al estadio para levantar la Heineken Cup. Con la emoción, el multimillonario dueño del nuevo campeón de Europa de rugby olvidó pagar la cuenta…

Mourad Boudjellal, jubiloso tras la victoria de Toulon en el Aviva Stadium de Dublín: el RCT, plagado de estrellas, acaba de convalidar con el título europeo su polémico proyecto de rugby a base de superestrellas.

Mourad Boudjellal, jubiloso tras la victoria de Toulon en el Aviva Stadium de Dublín: el RCT, plagado de estrellas, acaba de convalidar con el título europeo su polémico proyecto de rugby a base de superestrellas.

Lee el resto de esta entrada »