El Eden en llamas

12 09 2013

Los neozelandeses parecen a simple vista un pueblo de carácter expansivo, con esa traza exuberante del gen oceánico que de modo tan preciso encarna su modo de jugar al rugby. Si alguien nos pide que definamos a un surafricano (siempre desde el punto de vista del rugby, para no hacer antropología barata), seguramente pensaremos en alguien adusto, duro como un pedernal, aferrado a sus convicciones, quizás con una huella centroeuropea expresa en su tenaz determinación. Pendenciero y peleador si llega el caso; y deseando que llegue… Todo eso viene resumido en el modo en que uno y otro equipo han definido el partido que van a jugar este sábado: “Es el partido más importante desde la final de la Copa del Mundo, los Boks son nuestro mayor reto”, han subrayado en el campamento neozelandés. “Es el partido más importante en la etapa de Meyer”, rebajan el tono del lado bokke, donde el entrenador ha alimentado el perfil de aspirante de forma deliberada. Es, para cualquiera que lo mire desde fuera, EL partido: y, en una perspectiva más amplia o un exceso profético, el arranque de un duelo que culminaría en el Mundial de 2015. En juego, la vigencia del reinado All Black.

dagg

Lee el resto de esta entrada »





Carter y el rugby total

22 07 2013

Hacia el último cuarto de hora del partido entre los Crusaders y los Reds, primera eliminatoria de clasificación a semifinales del Super 15, apareció sobre el campo con el número 19 subido en la espalda un señor llamado Richie McCaw. Venía de pasar un año sabático, pero cuando enfiló hacia el césped no tenía aspecto de haber transitado estos últimos meses tomando caipirinhas en la playa. McCaw da el perfil de un jefe de departamento que se pasará las vacaciones llamando a las dos de la mañana a sus discípulos (digamos un Liam Messam o un Sam Cane) para sostener largas conversaciones acerca de los detalles del último partido. Lo que diríamos un hombre intranquilo. Por su semblante camino del campo daba la impresión de que hiciera sólo cinco minutos que los All Blacks habían perdido en Twickenham, su último partido en noviembre. McCaw salió cuando los Crusaders ya habían resuelto de forma sumaria el encuentro (9-38 al final) y contratado su billete para disputarles las semifinales a los vecinos de Waikato, los Chiefs. Al ver a McCaw, bromeamos unos y otros: “Un poco de orden por fin, ya está bien de que los árbitros piten lo que quieran”. Hubo apuestas a ver cuánto tardaba en cometer un golpe de castigo y escenificar uno de sus célebres numeritos: “Was it me, ref!!!???”. En lugar de eso, lo que ocurrió es que, en menos de 15 segundos, Richie rompió incrustado en la línea y los ‘Saders ensayaron otra vez: set-piece a la salida de la touche, filtración de ese ectoplasma cimbreante en que a veces se convierte Dan Carter y marca de Ryan Crotty.

Lee el resto de esta entrada »