Mark McCall y el caso Saracens

18 05 2017

En no pocas ocasiones hemos hablado del carácter industrioso del rugby de Saracens y de su prosaica concepción del juego. Salvo a sus incondicionales, el equipo de Mark McCall emociona tan poco como una máquina troqueladora. Pero a veces, como sabemos desde Steve Jobs, la tecnología también puede ser sexy. Y hay un cierto appeal en un artilugio complejo que funciona con la fácil suavidad de un fluido. La victoria ante Clermont y el segundo título europeo consecutivo -y, en realidad, su rendimiento creciente desde hace año y medio- nos permite revisar el prejuicio acerca del equipo londinense y del propio término industrioso, y proyectar una imagen algo más justa con el que hoy es, dicho en términos absolutos porque así lo merece, el mejor equipo del continente.

El desorden del éxtasis: los Saracens levantan su segunda Champions Cup.

Lee el resto de esta entrada »

Anuncios




La Inglaterra de los Vunipola

1 11 2013

Rebasado el cambio de hora, la noche de las brujas y los veranillos tardíos de otoño, noviembre es el mes que abre la puerta a un tiempo largo de oscuridad. En todos los sentidos: hay que empezar a darse prisa con la lotería de los clubes, que siempre va fuera de plazo, y en los lineales de los supermercados asoman ya sin remedio las tabletas de turrón de la campaña que viene. Si no fuera por los bigotes (de pelusilla, rectilíneos, charlotescos o los envidiadísimos de herradura) y por el rugby, no habría forma de levantar un mes así. Los bigotes movemberianos y el rugby, que en estas semanas sale de gira. Los chicos del sur cruzan el globo de camino al norte y acaban la temporada retando a las potencias boreales, que se están preparando para las tradicionales conflagraciones del nuevo año. La invitación al baile se hace generalizada con los programas de integración en la élite de los test matches por parte de la IRB: si no nos fallan las cuentas y aún sabemos calcular con los dedos, nos esperan 42 partidos en los próximos cinco fines de semana. Entre ellos, los dos de la nueva España afrancesada de Santiago Santos (de la que nos ocuparemos más adelante y en particular) en Chile y Uruguay, más la visita a Madrid de Japón. Precisamente en casa de los nipones voladores abren noviembre los All Blacks, este sábado a las 14:00 horas en Tokyo (es decir, las seis de la mañana en este confín); y por la tarde, el primer gran clásico: Inglaterra recibe a Australia en Twickenham (15:30 hora española). La Inglaterra de los Vunipola, vale decir… Un equipo que busca el eslabón perdido de su juego en el melting-pot de la sociedad británica y allá donde alcancen los límites del imperio de su profuso rugby formativo: en unos chicos tonganos educados en Gales, en un velocista caribeño de Santa Lucía, en algunos tránsfugas del código league (Joel Tomkins es el último en alcanzar la selección) o en varios clásicos recientes, jóvenes que protagonizan en los dos últimos años el proceso de renovación del lampedusiano Lancaster: cambiar para que nada cambie.

La familia Vunipola: Billy, número 8 de Inglaterra; de pie Fe'ao, 32 veces internacional y capitán de Tonga en sus días; la madre, Iesinga, reverenda metodista; y Mako, pilar izquierda, British&Irish Lion en la última gira con Australia.

La familia Vunipola: Billy, número 8 de Inglaterra; de pie Fe’ao, 32 veces internacional y capitán de Tonga en sus días; la madre, Iesinga, reverenda metodista; y Mako, pilar izquierda, British&Irish Lion en la última gira con Australia.

Lee el resto de esta entrada »