El torneo de las cuatro naciones

5 03 2014

Lo ha subrayado en las últimas horas Stuart Lancaster, el seleccionador inglés: Nadie ha ganado nunca un Seis Naciones con sólo tres victorias”. El dato parece una obviedad típica en el sobrio Lancaster, pero ayuda a poner en contexto el reto al que se enfrentan los cuatro candidatos a la victoria en este Seis Naciones: Irlanda, Inglaterra, Gales y Francia. Todos llegan a la cuarta jornada empatados a dos triunfos. Puede que este no haya sido, todavía, un gran torneo, pero sí ha cumplido el pronóstico de igualdad que le habíamos anticipado muchos. Sabemos ya que nadie va a ganar el Grand Slam, pero no es fácil anticipar quién será el campeón. Lo mejor de esta situación es que, este fin de semana, el título se juega en los tres campos al mismo tiempo.

Danny Care, jubiloso de camino al ensayo que le daría el triunfo a Inglaterra frente a Irlanda.

Danny Care, jubiloso de camino al ensayo que le daría el triunfo a Inglaterra frente a Irlanda. Gales es el siguiente visitante de Twickenham, en otro enorme desafío.

Lee el resto de esta entrada »





El tamaño sí importa

13 11 2013

Los Springboks tomaron el Millennium al asalto, como un ejército de bárbaros, imagen recurrente que nos produce siempre ver al equipo sudafricano en acción: particularmente en territorio ajeno. Sus dos primeros ensayos en el Millennium de Cardiff ocurrieron enseguida, con un efecto disuasorio de tormenta desatada. Querían jugar a cielo abierto tal vez porque su rugby de manada tiene el efecto tumultuoso de una borrasca perfecta. Si el rugby se jugara en tierra, los partidos con los sudafricanos se desarrollarían en el insondable interior de una densa y gigantesca nube de polvo, como la que dejan los bisontes en estampida por las praderas agotadas de sol. Cuando juegan los Springboks, o se juega contra los Springboks, el tamaño importa. Desde luego que lo hace. Ahora, ningún equipo parece mejor preparado que Gales para presentar contestación a la excelencia física de los acerados sudafricanos. Y sin embargo, a los 20 minutos habían anotado dos ensayos y 17 puntos. Y hacia la media hora los Dragones habían perdido tres cabezas: Liam Williams, Adam Jones y, last but not least, Jonathan Davies. Un encuentro con los Springboks siempre puede derivar hacia el parte de lesiones. Establecidas las bases de la refriega, y más aún con ventaja y diezmado el pelotón enemigo, el resto consiste en ejercer el arte de la guerra hasta sus últimas consecuencias y aquilatar el triunfo (15-24) sin dar un paso en falso ni permitirse veleidades en la retaguardia. Eso hicieron.

De Villiers, otro ensayo maravilloso tras una extraordinaria jugada lanzada por Habana, que continuó Bismarck du Plessis y que acabaría el capitán: el 2013 de JDV ha sido portentoso.

De Villiers, otro ensayo maravilloso tras una extraordinaria jugada lanzada por Habana, que continuó Bismarck du Plessis y que acabaría el capitán: el 2013 de JDV ha sido portentoso.

Lee el resto de esta entrada »