Rugby, cerveza y creatividad

22 10 2014

Vamos a entretenernos un rato, porque tanto análisis acaba por cargar el ambiente. Y, al cabo, este deporte siempre trató (como cualquiera, pero éste aún más que cualquiera) de la diversión antes que nada. El encuentro entre el rugby y la publicidad ha dado muchos ejemplos emocionantes, divertidos y ejemplares. El último que me ha llegado -y lo comparto ahora consciente de que no descubriré nada nuevo a quien ya conozca estas campañas y la propia marca- es el de la cerveza Salta, patrocinadora de la Unión de Rugby de aquella provincia, a la que (como proclama uno de los comerciales) se conoce como “la Nueva Zelanda de Argentina“. En un país en que el fútbol es religión, en Salta manda el rugby.

Las campañas que la cervecera salteña ha desarrollado en estos años me parecen una maravilla del márketing. Es muy evidente la hermandad entre el rugby y la cerveza. No conozco los detalles de la alianza entre la marca y la federación, pero abre la puerta al desarrollo de todas estas estrategias que, seguro, han hecho crecer la conciencia de marca, su reputación en el mercado y, desde luego, las ventas. Estos tres anuncios dan tres visiones de ese trabajo, que solo podemos aplaudir, como aficionados al rugby, por su creatividad y por el diseño y ejecución de las acciones. En este primer vídeo vemos la feliz creación de una máquina de vending readaptada (si vale el término) para mejorar la experiencia de consumo de cerveza de los jugadores de rugby. Uno solo puede imaginarse los niveles de diversión que puede llegar a proporcionar en un tercer tiempo una dispensadora de birra a la que haya que placar y que sea capaz de medir el impacto del contacto y, de acuerdo a ese pussy-meter (el nombre es otro hallazgo) servirte la cerveza o no. Si no empujas lo suficiente, no bebes. Dice el anuncio que la máquina se llevó 332 placajes el día que la inauguraron. Luego, claro, se la llevaron de gira por pubs y terceros tiempos: aquello fue el no parar.

En otra línea estratégica, Cerveza Salta incorporó el humor a un programa de RSC (Responsabilidad Social Corporativa), jugando con los tópicos que pueblan el rugby, que definen a sus jugadores y a los hombres que lo practican. Salta es “la cerveza de los tipos duros”: ¿Estarían esos elementos dispuestos a participar en un programa de reciclaje de latas de cerveza para convertirlas en objetos cotidianos como un tendedor metálico o un corrector dental o una batidora? No. Les hablas de reciclar y solo piensan en que el medio de melé saque rapidito la pelota de ese último agrupamiento y la ponga en marcha. Pero aquí se trataba de reciclar de verdad, así que la propuesta fue otra. Se llama “Larga vida al rugby”.

Finalmente, este tercer anuncio fue el que conocí el primero. El hilo del que tiré para presentar los otros dos. Me llegó en un mensaje de móvil y me divirtió tanto que de inmediato pensé en compartirlo aquí. La broma del implante dental es tremenda. Y uno verdaderamente no sabe si es una broma o si finalmente alguno de los individuos que aparecen en el comercial llegaron a aceptar ponerse una de esas muelas, porque en verdad estamos ante un gadget que puede hacer las delicias de cualquiera de los asistentes a un tercer tiempo, donde todos hemos visto manifestaciones muy fronterizas de la especie humana. Saluden y aplaudan como es debido al incomparable diente cervecero.