Un cadáver a los postres

25 09 2015

Al choque de este sábado entre Inglaterra Gales le falta el resultado, que viene a ser lo único de verdad sustancial, pero es uno de esos partidos precedidos por una anticipación tan exagerada que parecen haberse disputado antes incluso de que la pelota se ponga en juego. El hype está justificado. Primero porque todo el mundo sospecha que el cadáver que va a dejar este Grupo A de la RWC15 se sentará mañana en uno de los dos boxes en la que los entrenadores y sus ayudantes siguen sus partidos: el de Stuart Lancaster por el lado de la Rosa, el de Warren Gatland en el campamento galés. ¿Alguien ve a los Wallabies eliminados? El segundo motivo de la expectación, y no menor, tiene que ver con el estado de dudas que rodea a ambos equipos (por el juego en Inglaterra; por las lesiones continuadas -y también un poco bastante el juego- en Gales), y con las elecciones de Lancaster, que es donde se ha centrado el meollo de la tremenda discusión levantada estos últimos días en el amplísimo y profundo entorno del rugby inglés: Farrell por Ford, Burgess como primer centro y Barritt de segundo en relevo de la -muy importante por su impacto- lesión de Jonathan Joseph. Auscultemos el estado de los enfermos antes de que, pasado mañana, comience el examen post mortem.

Gatland y Lancaster, en una imagen de ambos en los vestuarios antes de un enfrentamiento en el 6 Naciones: el partido de este sábado puede definir sus carreras como seleccionadores.

Gatland y Lancaster, en una imagen de ambos en los vestuarios antes de un enfrentamiento en el 6 Naciones: el partido de este sábado puede definir sus carreras como seleccionadores.

Lee el resto de esta entrada »





Nadolo y el efecto estampida

18 09 2015

Si Nicola Matawalu, el medio de melé de Fiji, escuchase el himno emparedado entre el segunda Leone Nakarawa y el ala Nemani Nadolo, tendríamos una suerte de versión Pacífico Sur de la icónica imagen O’Callaghan/Stringer/O’Connell. Y los fijianos nos caerían aún mejor de lo que nos caen ya de por sí. Digamos en defensa de Matawalu que mide tres centímetros más que el enérgico nueve irlandés, pero hablamos también de uno de esos medios de gatillo fácil, con un centro de gravedad tan bajo que a veces da la impresión de que no necesita rodear un ruck, porque con su estatura sería capaz de pasar inadvertido por debajo de las montoneras. Matawalu ha compartido equipo -ahora jugará en Bath– con Nakarawa: esos Glasgow Warriors de improbable inspiración polinésica, en los que Gregor Townsend ha instaurado una delegación conceptual del juego oceánico que está poniendo boca arriba el juego escocés. Son nombres a los que atender esta noche en esa especie de David contra Goliath que acogerá Twickenham: Fiji contra los anfitriones, Inglaterra. Aquí la cuestión es que el supuesto David, al margen de Matawalu, tiene un tamaño considerable. Esa condición está resumida en el tercer elemento del triángulo que hemos dibujado: Nemani Nadolo. Un crusader tamaño Lomu (1,94 y 125 kilogramos, más grande de lo que lo era el mito en 1995, de hecho), cuya pesada maquinaria arranca bufando como una locomotora de explosión y provoca en los fijianos su querido efecto estampida.

Nemani Nadolo, ala y centro en Fiji, pateador a palos: un ciclón natural que revienta en cada acometida.

Nemani Nadolo, ala y centro en Fiji y en los Crusaders, pateador a palos: un ciclón natural que revienta en cada acometida.

Lee el resto de esta entrada »