Fat Rugby: el paraíso de los gordos

27 05 2016

Hace años, muchos, en aquellos días en que lo mismo entrenábamos en un parque que en un campo prestado, la pretemporada traía siempre un anuncio perverso: “El fin de semana próximo vamos al seven de no sé dónde”. A mí me embromaron una vez o dos, claro. Al seven. Y luego, una vez allí, cuando ya había echado el bofe persiguiendo de forma imposible a ingratos corredores, me sentía como el romano apaleado de las historietas de Asterix. Y parafraseaba su queja acerca de la suerte del soldado en campaña: “Enrólate, te decían… Conocerás mundo, decían… Ven a jugar un seven”. Decían. Con los años, y la jerarquía, dejé establecidas dos o tres condiciones tácitas en mi ficha anual: yo no juego sevens ni partidos amistosos. Que ya sabemos lo que pasa.

De todo aquello, de la nítida percepción de que el seven no era para mí, me queda como un trauma -por llamarlo algo- y una reticencia contra el crecimiento de la modalidad. No me gusta, sin más. No me atrae. Me resulta una variación muy poco llamativa, al punto de que no logro que me crezca un interés -que espero solventar, si acaso- por su aparición en los próximos Juegos Olímpicos. Es un prejuicio de primera línea, claro está. El seven no es para mí.

Yo creo que el razonamiento debe de estar en el origen del Fat Rugby, el torneo de gordos que se ha inventado el club Quebrantahuesos en Monzón, y que me pareció desde que tuve noticia una idea brillantísima. Propia de delanteros, claro: ya se sabe que es en la melé donde reside el cerebro del equipo, aunque aparezca recubierto de grasa. Una especie de seven adaptado a la realidad de los gordos. Se juega este fin de semana en la localidad aragonesa. Es el paraíso de los gordos.

La cosa empezará con el pesaje de los componentes de los 26 equipos inscritos. Esta tarde los subirán en grupo a una báscula, como si fueran ganado (lo cual parece muy propio) y el que no marque un mínimo de 720 kilos no entra. Para las chicas, el total de corte son 570. Es decir, que cada mastuerzo ha de rebasar la frontera entre la delgadez y la hermosa corpulencia, que como sabemos está en los 90 kilos. Y las mastuerzas, los 70. A mí el límite por abajo me parece otro acierto: una vez estuve a punto de quedarme en 90 kilos y mis compañeros me insultaban, con razón. Así que me puse a comer a otra vez. Y sobre todo a beber, que como se sabe es lo más efectivo. Al pesaje solo le añadiría la posibilidad de hacerlo desnudo. La tendencia de la delantera a mostrar las carnes no debe desaprovecharse en favor del gozo comunal.

Son 26 equipos (más de 250 jugadores, si se les puede llamar así) porque, dado el entusiasmo que la idea generó entre su target de tocinos deseosos de rugby y juerga, los chicos de la organización han tenido que poner freno y límite. Les llueven llamadas de equipos del extranjero que quieren replicar el torneo o, directamente, participar en él. Como decía la nota de la organización: “Todos quieren estar en esta primera edición porque es como entrar en el Hall of Fame de los gordos”.

No es sorprendente. El pliego de condiciones para participar es toda una felicidad. Veamos:

  1. Partidos de 8 contra 8 (bien… esperemos que el campo sea pequeño para que se pueda chocar cuantas veces sea posible, y más).cartel-fat-peq-2
  2. Cambios ilimitados (una evidencia de la sensibilidad de la organización).
  3. Cada partido durará 10 minutos (mucho me parece).
  4. Se jugará a lo ancho de medio campo (la reducción de los espacios es básica: tanta evasión va a acabar con la gracia del rugby).
  5. Cada equipo estará formado por un mínimo de 10 componentes (vale).
  6. En el campo siempre habrá 720 kg. mínimo por equipo en masculino y 570 kg mínimo en femenino (si esto deben controlarlo los propios equipos, va a ser difícil: hablamos de gente con claras dificultades, que todos hemos conocido, para recordar las contraseñas y claves de las touches… no los forcemos a un trabajo intelectual excesivo o podrían colapsar).
  7. Los jugadores deberán pesar al menos 90 kg en masculino. En femenino no habrá mínimo pero se controlará en todo momento el peso en el campo.
  8. Las melés serán completas. La introducción la realizará el árbitro (un hallazgo… pero no nos engañemos: lo más probable es que, dada la tendencia de hoy, la tire parcial).
  9. Las melés nunca serán pactadas. No se marcarán primeras líneas, por lo que puede tener que jugar de primera línea cualquier jugador (esto es muy necesario para segundas y terceras, que piensan que la vida es saltar y correr: a ver si así se enteran de dónde se juega al rugby de verdad).
  10. Después de ensayar, deberá chutar la transformación el jugador de mayor peso (la completa felicidad de un amigo mío, primera línea de 130 kgs y más, al que solo le gustaba jugar de apertura, amagar para fuera y chocar por dentro, y patear a palos. Ahora juega al pádel, claro).
  11. Cada melé ganada contará como 1 punto (estoy babeando).
  12. Los pases adelantados intencionados serán penalizados con tarjeta amarilla (sí señor, ya vale de que solo estén penados los pisotones y puñetazos en los rucks… el rugby precisa una reforma amplia de su código penal).
  13. Los tres campeones de cada categoría (masculino, femenino y veteranos) se repartirán el peso del jugador más pesado del torneo en carne (lo que me hace preguntarme cuánto pesan los litros de cerveza que se van a trapiñar de paso).

En fin, que si el rugby ha aspirado alguna vez a alguna culminación, yo creo que ha de ser ésta que se han inventado los muchachos del Quebrantahuesos, a los que uno tiene el honor de haberse enfrentado unas cuantas veces y de haberse comido y bebido lo que no está en los escritos en los terceros tiempos. Son gente muy grande. En todos los aspectos. Si las cosas fueran como deben ser, esto sería modalidad olímpica en la próxima edición de los Juegos. La delantera, como todos sabemos, es una felicidad expansiva.

 

 

Anuncios

Acciones

Information

6 responses

28 05 2016
Felipe Mellizo

Ayer se lo enseñé a mi chica con orgullo. Y le dije: “Esto me trae recuerdos de cuando yo estaba fuerte, con mis 118 para 178”.., vaya bronca me cayó “¿fuerte?, ¡estabas gordo!”.

28 05 2016
peregrinator

inclusion en los JJOO pero ya mismo

27 05 2016
Jorf

Enormes!!! (física y figuradamente XD)
Mucha suerte de ser gran amigo de uno de los organizadores, una pena que el curro haga que me lo pierda. Suerte!!!!!!

27 05 2016
Felipe Mellizo

Grande. Lo comparto ya mismo.

27 05 2016
Guil Perez

Olé los grandes !!!!

27 05 2016
Xv del leon

Enorme artículo Mario,

La verdad que la idea, por simple, es increible que no haya salido antes. Te esperamos el sábado.

Un abrazo!

Fernando

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: