El partido más viejo del mundo

26 12 2015

Todo viene definido, medio en broma medio en serio, en uno de esos volúmenes que suelen decorar los anaqueles más coloridos de las acogedoras librerías británicas: Weegies vs. Edinbuggers: Por qué Glasgow tiene una sonrisa más hermosa que Edimburgo o por qué Edimburgo es ligeramente superior a Glasgow”. Weegie es el término entre bromista y peyorativo que los habitantes de Edimburgo dan a sus compatriotas nacidos en Glasgow. Una variación socarrona del patronímico glaswegian. Y edinbugger actúa, claro, como equivalente para los ciudadanos de la capital escocesa, jugando con una desinencia algo escatológica, gamberramente sexual o, incluso, abiertamente zoofílica. Ésta es una historia de dos ciudades. Si en la obra de Charles Dickens (A Tale of Two Cities, publicada en 1859), el autor contraponía París Londres, encarnaciones de Europa y el alma insular del Imperio, entre las dos ciudades principales de Escocia se cruzan algunos prejuicios en forma de chistes más o menos procaces. Nada importante. Pero, en rugby, esta rivalidad tiene una forma aún más estimulante: se llama Copa 1872, porque los equipos amateur de Glasgow Edimburgo se enfrentaron por primera vez aquel año. Este domingo, en el marco de la Pro12, Edinburgh Rugby Glasgow Warriors reeditan esta vieja rivalidad localista y deliciosamente provinciana.

La vieja rivalidad entre los equipos de las dos principales ciudades de Escocia nació en 1872.

La vieja rivalidad entre las dos ciudades de Escocia nació en 1872.

La 1872 Cup es el nombre del trofeo que designa el partido entre clubes más antiguo del mundo: su primera edición, con 20 hombres por equipo, tuvo lugar el 23 de noviembre de 1872. Efectivamente, en tiempos de Dickens. O casi, porque el célebre vecino del barrio de Bloomsbury, en Londres, rindió la pluma y todo lo demás un par de años antes, en 1870. Aunque sus promotores la llamaron Copa 1872, durante más de 120 años no hubo por el medio ningún trofeo. Hasta que en 1995 la firma Slater, Hogg and Howison (promoción, alquiler y venta inmobiliaria) patrocinó el partido entre los dos distritos principales del país y donó el trofeo.

Originalmente, el choque tenía nada más que la forma de un desafío entre distritos. El tiempo le agregó el peso de la tradición y, nacido el profesionalismo, como al resto de competiciones seculares que se mantienen en el rugby, una fisonomía cada vez más uniforme y comercial. Hoy, la Copa 1872 tiene lugar en el marco de la liga celta. Para decidir su ganador se tiene en cuenta el marcador acumulado de los dos partidos entre Glasgow y Edimburgo. Si hay empate, el trofeo se lo queda el ganador del año anterior. El doble cruce se programa entre las fechas navideñas y el fin de año, para aprovechar al máximo el tirón popular y promover la mejor asistencia a los estadios. Es una estrategia que no se limita a la fiesta del rugby escocés. Durante estas dos semanas, todo son derbis interprovinciales en la Pro12: los galeses juegan contra los galeses, los italianos frente a los otros italianos y los irlandeses ante los demás irlandeses. La fanfarria dio comienzo este sábado con Scarlets v Ospreys y el acerado Connacht frente a Ulster.

Los jugadores de Edimburgo festejan su victoria del año pasado en la Copa 1872.

Los jugadores de Edimburgo festejan su victoria del año pasado en la Copa 1872.

Así que la ida de esta 1872 Cup tendrá lugar este domingo en Murrayfield, mientras que la vuelta la acogerá Scotstoun el próximo 2 de enero. Por sorprendente que parezca en el contexto actual, el vigente campeón es Edinburgh, que sorprendió el año pasado al equipo de Gregor Townsend. Ganador las cinco ediciones anteriores y, por aquellos días, camino del título del Pro12 con su rugby expansivo. Glasgow se había impuesto en la ida (16-6), pero sus vecinos remontaron en Murrayfield con un sonoro 20-8 y se quedaron el trofeo. Esta vez el cruce llega envuelto en interrogantes, porque Glasgow aún no ha tomado el paso de los últimos años y ha dejado partidos envueltos en la duda, que mezcla con explosiones características. Por lo general, asociadas a su fichaje de esta temporada, el gigantesco ala fiyiano Naiyaravoro, llegado de los Waratahs para causar terror con sus masivas aceleraciones en el ala izquierdo.

Edimburgo, sin embargo, confía en el entramado defensivo que los ha convertido en el equipo más impermeable de la competición: sólo nueve ensayos ha concedido el grupo de Alan Solomons, que viene en una dinámica que Townsend, el gurú ofensivo del nuevo rugby escocés, pondera sin cortapisas: “Son cada año mejores. Cuando jugamos con ellos la temporada pasada, habían mejorado mucho desde la anterior. Y este año su defensa es la mejor de la liga”. La realidad de la clasificación subraya la incógnita del duelo: Glasgow es sexto y Edimburgo, séptimo. Los separan dos puntos. Es un choque de estilos tanto como una vieja rivalidad.

Naiyaravoro, enfrentado a la defensa por acumulación de Northampton Saints: el ala de Glasgow es demoledor en carrera.

Naiyaravoro, enfrentado a la defensa por acumulación de Northampton Saints: el ala de Glasgow es demoledor en carrera.

Pero, más allá de lo competitivo, la encantadora fuerza invisible de este partido nace de su historia, que va camino del siglo y medio. Porque este partido es una historia, en sí mismo. El primer enfrentamiento entre los dos distritos y ciudades rivales se disputó en noviembre de 1872 en el campo que el Glasgow Accies Rugby Club tenía en el área de Burbank, sobre el lado oeste de la ciudad. Los Academicals (apocopado Accies) se autodenominan, y no sin razón, la cuna del rugby tanto en Edimburgo como en Glasgow. Por cierto que ese mismo estadio de Burbank pudo acoger también el primer internacional de fútbol entre Escocia e Inglaterra, que finalmente tuvo lugar en Hamilton Crescent, una semana más tarde. Dos de los jugadores de los Accies de Glasgow, Tom Chalmers Willie Cross, estaban convocados para ambos: el de rugby y el de fútbol. Eran aún tiempos en que los sportsmen cruzaban de código con naturalidad, porque el tronco común aún no había disgregado del todo la práctica de ambas disciplinas. Chalmers y Cross, con criterio encomiable, eligieron jugar al rugby con sus ciudades en lugar de al fútbol con su país… Si eso no son héroes, es que el oval no los ha tenido.
Pic1

Los hagiógrafos de aquellos días hablan maravillas de un Ninian Finlay, de Edimburgo. Una estrella de la época. Aparece cuarto por la izquierda en la fila superior, en la foto de arriba, atildado bigote y en comba sobre una raya desprendida a un lado, junto a sus compañeros del Edinburgh Academicals de 1878/1879. Un jugador al que se consideró el medio de más talento y clase de aquellos años. En cierta ocasión, el joven Finlay atravesó el campo de lado a lado sorteando rivales desde su zona de marca y anotó en la contraria un ensayo de esos que vienen desde el fin del mundo. Incluso “batió a J. S. Carrick, el zaguero internacional, que nunca antes había fallado a la hora de derribar a su hombre en defensa”, destacaban las recensiones periodísticas del encuentro. Finlay fue proclamado por los escritores de diarios de entonces “el primer gran prodigio escocés, por su dominante personalidad de escolar rodeado por veteranos y experimentados hombres, unida a la extraordinaria influencia que su figura ejercía sobre el juego”.

Escocia, la esperanzada Escocia de hoy, privilegia ahora ese tipo de hombres. Arrojados, veloces, imaginativos. Gente como Finlay. Los busca, como siempre, entre weegies y edinbuggers. Porque, al margen de dirimir la rivalidad entre los dos distritos, del enfrentamiento entre las dos ciudades nacía la lista de jugadores que cada año se mediría con Inglaterra en el test match por antonomasia de todos los tiempos. Este partido actuaba de auténtico trial para el Championship, el viejo 5 Naciones y aun antes, en los combates deportivos frente a The Auld Enemy. Con el paso de las décadas, el abanico de jugadores seleccionables se abrió a otras zonas del país, e incluso de fuera, y eso destensó un tanto la preponderancia de las dos ciudades dominantes. Aunque de otro modo, esa línea de fuga tan decimonónica se mantiene. Los jugadores tratan de rebajar su peso, pero podemos dar por seguro que Vern Cotter estará mirando a la amplia nómina de hombres que cruzarán armas estas dos semanas: Ross Ford, WP Nel, John Hardie, Sam Hidalgo-Clyne, Tom Brown o Matt Scott en EdimburgoRyan Grant, Fraser Brown, Gordon Reid, Jonny Gray, Ryan Wilson, Adam Ashe, Finn Russell, Tommy Seymour, Peter Horne, Mark Bennett, Tim SwinsonStuart Hogg en Glasgow.  Algunos, héroes de los enloquecidos cuartos de final de la RWC15 frente a Australia. Otros, candidatos a subvertir el orden.

* [Esta entrada es una revisión, actualizada y esperemos mejorada, de un artículo publicado en los días de ‘Mamá, quiero ser pilier’ en AS. La historia siempre nos gustó tanto que, a costa de repetir algunos aspectos ya glosados, merece la pena traerla y darle vigencia en este nuevo espacio. La finalidad es volver a contar, y contarnos, la leyenda de un partido histórico en todos los aspectos, a aquellos nuevos lectores que no la conocieran; y rogar la comprensión de quienes ya la leyeran en su día].

Anuncios

Acciones

Information

4 responses

29 12 2015
Jackson Martinez (@xixondf)

Se agradecen estos artículos, sí había leído el del AS pero aún así está estupendo, en medio del desierto rugbistico que nos asola en este país, se agradece mucho el que se siga hablando de nuestro deporte

28 12 2015
Otro Mario

Hola Mario
Ayer por la tarde, decidido a descansar delante de la TV del stress navideño, me encontré con el partido entre Harlequins y Gloucester. No podía dejar de pensar en la entrada que escribirías hoy sobre ese partidazo ;-).

http://www.quins.co.uk/match-centre/match-reports/27-12-15-harlequins-vs-gloucester-rugby-english-premiership-match-report/

Igual se agradece la lección de historia escocesa que nos das, y te prometo que trataré de ver el partido el próximo fin de semana.

¿Porque el deporte ibérico no programa para estas fechas de vacaciones como lo hacen en UK?

Gracias por mantener este blog.

Un abrazo

27 12 2015
peregrinator

pues no lo habia leido en AS, gracias

26 12 2015
Gregorio Aznarez

gracias

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: