A propósito de Schmidt

5 12 2014

Joe Schmidt vio la última victoria de Irlanda este mes de noviembre envuelto en un lacerante dolor, muy reconocible para cualquiera que lo haya sufrido. Su equipo acababa de ganarle a Australia. No sólo eso. Había completado un noviembre con pleno de triunfos (Suráfrica primero, Georgia después), mantenido impoluto su récord en el Aviva Stadium dublinés y elevado a 9 de 10 victorias su ejecutoria en 2014. El corolario exacto lo vino a subrayar la clasificación de lo que antes se llamaba IRB y ahora ha mutado la marca a Rugby World: Irlanda es tercera en el ránking mundial, solo por detrás de los dos gigantes del sur, Nueva Zelanda y Suráfrica. Preguntado por su influencia en la formidable evolución de su equipo, Schmidt contestó: “Yo soy solo un observador que decide quién entra como sustituto”. A continuación despidió al periodismo, se fue al hospital y entró al quirófano para que le extirparan el apéndice. Hoy por hoy, merece la pena aguantar dolores por ver a Irlanda. Quitando a los All Blacks, es el equipo con el rugby más sofisticado, divertido y eficaz del mundo.

Joe Schmidt, el técnico que está llevando a Irlanda no a una regeneración de su mejor época, sino a un relanzamiento que promete mucho para la RWC15.

Joe Schmidt, el técnico que está llevando a Irlanda no a una regeneración de su mejor época, sino a un relanzamiento que promete mucho para la RWC15.

Por más que Schmidt mantuviera el perfil bajo que siempre ha caracterizado su personalidad, nadie puede negar la evidencia de hasta qué punto los resultados de Irlanda sintetizan no sólo a su entrenador, sino todo el mecanismo que el neozelandés ha sido capaz de animar a su alrededor. Un entramado que incluye una idea de juego, por supuesto; pero también a un grupo de hombres dispuestos a llevarla a término con una disciplina feroz; además, lo apoya la adecuada organización del rugby irlandés, que facilita armonías y sinergias provinciales en la dirección del equipo nacional. El reverso de Francia o Gales. El efecto visual resultante es una ejecución milimétrica de la filosofía y el trabajo sobre el terreno de juego, más el tradicional entusiasmo irlandés… menos la irregularidad. Repetiremos esta idea: Irlanda, que siempre fue un bloque temperamental, que ha conocido en los 2000 lo que creíamos una generación irrepetible, ha reconstruido su equipo con una facilidad inesperada por todos; y no sólo eso… sino que lo ha relanzado a nuevas cotas con una combinación de rugby vistoso y táctico que habla de un equipo altamente sofisticado en sus mecanismos de juego. Un equipo capaz de una versatilidad de estrategias impensable para el resto del Hemisferio Norte. Un equipo que, como dijo el ex internacional inglés Brian Moore, “es el único del norte que hoy por hoy puede tener ambiciones realistas en la próxima Copa del Mundo“.

Se habla poco de Irlanda. Se ha hablado poco en proporción al rugby que viene jugando Irlanda desde hace tiempo. Es cierto que todos nos hemos detenido con mayor facilidad en las personalidades, en las estrellas generadas en los últimos 15 años, desde luego en los personajes totémicos de una época, surgidos en Munster primero, Leinster después, Ulster también en cierto modo en los últimos tiempos: los O’Gara, los Stringer, los Hayes, los Flannery, los Murphy, Sexton, D’Arcy, Heaslip, O’Callaghan, Best… desde luego Paul O’Connell; por supuesto, Brian O’Driscoll. Hemos alimentado, como siempre, una percepción romántica del equipo irlandés, al que también desde aquí caracterizamos siempre como una tribu, una suerte de ejército irregular, al que resultaba fácil admirar por su pasión tanto como por la brillantez de muchos de sus jugadores. Es hora de revisar esta concepción. La Irlanda de Joe Schmidt ha trascendido ese perfil para adoptar otro mucho más refinado. En términos comunes diríamos que Irlanda sabe a lo que juega. Es cierto, pero incompleto. Irlanda casi siempre supo a qué jugar. Ahora, Irlanda sabe cómo jugar. Sabe y lo ejecuta con una precisión quirúrgica. Cambia el plan según el rival, pero sin merma de su eficacia. Lo mismo gana en París que atornilla a Suráfrica, todo con seguridad, casi suficiencia, impropia de un equipo del norte que recibe a uno de los más grandes. Recién llegado de su victoria ante los All Blacks, por cierto. A Australia primero la abrasó viva. Y luego, cuando vino la potente crecida wallaby, supo cerrar el partido.

Se habla poco de Irlanda como tal vez no se hable lo suficiente de su extraordinaria capacidad de regeneración. Recordemos no sólo lo estructural (que había que llenar el espacio inmenso de O’Driscoll), sino también lo coyuntural: las bajas de Cian Healy, Sean O’Brien, Dave Kearney, Andrew Trimble, Keith Earls o Iain Henderson, por nombrar solo algunos de los hasta 17 ausentes. Se habla poco de cómo funcionan nombres en apariencia secundarios como los primeras McGrath o Cronin, Kilcoine o Richardt Strauss: todos, relevo de Healy y Best. O Rhys Ruddock en la tercera. Se habla poco de cómo Devin Toner ha estado imperial en la touche y dispuesto siempre a la defensa en el contacto. Se habla poco de la eficiencia incontenible de Tommy Bowe. Cuando el otro día pensábamos en un número 14 para el XV mundial de este año, hablamos del surafricano Hendricks y del estupendo Huguet… pero pasamos por alto a Bowe. Y merece estar ahí, como han demostrado sus actuaciones y ensayos este mes: ya es el tercer mejor anotador de la historia de Irlanda, á punto de cazar los 27 tries de Dennis Hickie… y aún lejos de la marca de O’Driscoll: “Creía que O’Driscoll había metido por lo menos 500 ensayos”, dijo Bowe cuando le preguntaron si pensaba en superar al mito. En realidad, fueron 46: le faltan casi una veintena.

Se habla poco también, pero se va a hablar mucho, de Robbie Henshaw. La herencia de BOD en el medio campo irlandés se la han repartido Henshaw y Jared Payne… pero este mes ha dejado claro que el primogénito tal vez es Henshaw. Cuando jugó D’Arcy como 12, Henshaw pasó al 13 y lo hizo igual de bien. Con Payne, el neozelandés cubrió el segundo centro y Henshaw fue el inside. Henshaw ha sido de lo mejor de Irlanda este noviembre. Y eso es decir mucho. Tiene pase, puede chocar y mantener la pelota, tiene un pie tácticamente muy interesante, tiene personalidad y tiene futuro. Se habla poco también de hasta qué punto el par Murray/Sexton son capaces de gobernar un partido y de someter al contrario con su juego. Literalmente someterlo. No voy a detenerme mucho en contar en detalle el encuentro con Australia o el de Suráfrica: merecen ser vistos. Son dos muestras de hasta qué punto la preparación estratégica de un partido llega a influir en su desarrollo. Y de cómo un hombre (Sexton) puede manejar todos los hilos, con la mano y, sobre todo, con el pie.

Kearney, probablemente el mejor zaguero en todo el mundo en 2014, se lanza al ataque pasando por encima de Jannie du Plessis y de la propia Suráfrica.

Kearney, probablemente el mejor zaguero en todo el mundo en 2014, se lanza al ataque pasando por encima de Jannie du Plessis y de la propia Suráfrica.

Hay que volver a las referencias mayores, localizadas en el lejano lado oriental del Mar de Tasmania: solo hay un equipo que juegue mejor el territorio y use el pie con carácter táctico… y es Nueva Zelanda; sólo existe hoy por un hoy un equipo que ejecute reinicios y patadas altas, de manera sistemática, con sus persecuciones y la presión consiguiente, y con el resultado con que lo hace Irlanda… Y es, claro, Nueva Zelanda. El uso de las variantes de juego abierto de Irlanda con Suráfrica y Australia incluyó todo tipo de suertes: ensayos en salidas de touche, anticipaciones defensivas en una línea de presión agresiva, robos en los encuentros y patadas largas para ensayos tremendos de Zebo (a Australia) y Bowe (Suráfrica), mauls defensivos de pie (al wallaby Luke Jones lo cazaron así varias veces), garryowens perseguidos y recuperados por un fenomenal Rob Kearney. Los 20 primeros minutos con Australia son un huracán. Los 80 frente a Suráfrica, un muestrario completo de recursos en todas las zonas del campo. Pero el pie, el pie resume el gran progreso estratégico de Irlanda. Patadas tácticas, patadas profundas, patadas altas, patadas al hueco, patadas para defender atacando, patadas para controlar el territorio, patadas a la caja para subir la presión… Y, claro, patadas para anotar puntos. Todas ejecutadas con una convicción y una mecánica, individual y colectiva, envidiables. Muchas de ellas de Connor Murray y Sexton. Sólo podríamos identificar hoy una pareja mejor de medios que la que mueve a Irlanda… y es la de Nueva Zelanda: Aaron Smith y esa hidra cambiante de tres cabezas que forman Cruden / Barrett / Dan Carter. Será mejor, pero desde luego no más astuta. Murray y Sexton son endiabladamente listos. Puede que, en esa categoría, sólo se les aproxime un dúo aún en desarrollo, que ha vivido también un 2014 magnífico: los argentinos Cubelli / Nico López  Sánchez.

Al fondo de todos estos elogios aparece, desde luego, la figura sutil de Joe Schmidt. Un tipo tranquilo, de aspavientos escasos, pero de docencia firme y eficaz. Competencias tal vez incorporadas en su oficio de profesor. Dedicado a enseñar antes de un paso por ligas menores de Irlanda como jugador, Schmidt se formó como técnico a la sombra de Vern Cotter en Auckland y Clermont, primero; después, como ayudante de Michael Cheika en Leinster. Una vez que el ahora entrenador de los Wallabies dejó el club dublinés, Schmidt asumió su primer cargo de importancia, con un resultado que no hace falta glosar: cuatro títulos entre Pro12 y Heineken Cup en tres años. Conoce el juego. Conoce a los jugadores. Conoce la cultura del rugby irlandés. Su estructura y recursos. También los hilos invisibles. Se habla poco de Irlanda, pero se va a hablar mucho si nada se tuerce. ¿El 6 Naciones? “Hay objetivos muy duros en el horizonte?”, subraya Schmidt, mirando más allá del torneo invernal. A la RWC15, desde luego. Un hombre, un equipo, son el tamaño de sus ambiciones. Cuando Declan Kidney agotó su estancia al frente de la selección y la Irish Rugby Union nombró a Schmidt, la prensa dijo: “Es el hombre perfecto, en el lugar perfecto y en el momento perfecto“. Ahora sabemos que no estaban describiendo una conjunción de casualidades. En realidad, es el profesor Schmidt quien genera ese clima. El hombre que hace encajar todas las piezas hasta que el conjunto parece, casi, inmejorable.

Anuncios

Acciones

Information

8 responses

12 12 2014
Quebrantahuesos

Buenas Mario, que gustazo leerte de nuevo. Me quedé con ganas de conocerte el otro día cuando fuimos a jugar contra el Semi.

Desde siempre he sido fan de Irlanda y pensaba que con el ocaso de la “generación de oro” íbamos a pasar muchos años a la sombra de los grandes de Europa. Mi sorpresa es enorme porque, no solo Irlanda es el mejor equipo de Europa sino que actualmente es probablemente el segundo mejor del mundo. La labo de Schmidt es encomiable, más aún si cabe porque tiene bajas de hombres importantes. No sigo el rugby irlandés todo lo que debería, pero me vienen a la cabeza de golpe:

Sean O’Brien:En forma ¿El mejor flanker de Europa? Sus sustituos lo están haciendo muy bien, pero éste juega a otro nivel
Chris Henry: Sustituto de O’Brien, a ver si vuelve pronto
Cian Healy: Otro que para mí es probablemente el mejor del mundo cuando está en forma como nº1.
Keath Earls: Uno de los que tiene dinamita en las botas, capaz de sentar a cualquiera y rapidísimo. No ha terminado de cuajar en el jugador que apuntaba.
Dave Kearney: Sin ser su hermano, yo creo que estaría por delante de Zebo (Bowe es intocable)
Donacha Ryan: Su 6 Naciones de hace dos años fue para enmarcar, pero le tengo perdida la pista.

Otros nombres que no se si no están por decisión técnica o lesiones pero que lo hicieron muy bien en los últimos años: Luke Marshall, Craig Gilroy….

Sobre todo O’Brien y Healy se supone que son indiscutibles cuando vuelvan, pero tendrán que ponerse las pilas porque sus sustituos lo están haciendo de cine.

Pero al final, como bien indicas Mario, todo gravita en torno a Murray-Sexton. Si estos dos carburan al nivel que lo hacen últimamente, Irlanda va a arrasar en el 6 Naciones (aunque solo sea por deserción de los otros equipos, que están para el arrastre)

Un saludo

12 12 2014
ornat

Gracias, hombre… Fue una pena pero el trabajo no me permitió jugar ese partido, que todos los años es uno de los que más me gustan de la liga, sin duda. Ya ha coincidido varias veces que o no he podido estar o, sobre todo, he jugado pero luego he tenido que marcharme rápido, sin pasar por el tercer tiempo. Sí estuve en la tremenda paella del año pasado… Que se sepa que los terceros tiempos del Quebrantahuesos (Berbegal, liga regional de Aragón) son de lo mejor que uno ha probado jamás en este bendito deporte… jajaja. Esperaremos otra oportunidad, estaré encantado de encontrarnos un rato.

Por lo demás, es verdad: todas las consideraciones que hagamos con Irlanda las multiplica el hecho de su tremenda nómina de lesiones. La mayoría de los que nombras están rotos (O’Brien, Henry con su tema de corazón descubierto justo antes del partido de noviembre con Suráfrica, Healy, Earls, Marshall (aunque este había perdido el puesto en Ulster, por lo que yo sé), o recién vueltos tras cuatro cinco meses de recuperación, caso de Dave Kearney). Desde luego Kearney lo veo por encima de Zebo, que se me queda en un jugador muy etéreo, poco consistente. Si no me equivoco, Gilroy jugó en el test contra Georgia, pero está ahora mismo por detrás de Zebo en el orden de elección de Joe Schmidt. Ryan es uno de mis héroes de los últimos años, también está lesionado -rodilla primero y el dedo de un pie después- y no volverá a tiempo para el 6 Naciones. Súmale otros dos de Munster, Tuohy e Iain Henderson… En fin. Una barbaridad. Es verdad que O’Connell está en un nivel fantástico a su edad y que Toner ha llenado muy bien el puesto de segunda y especialista en las touches, pero Schmidt anda corto en esas plazas.

Respecto al 6N, creo que el calendario es favorable a la candidatura de Irlanda (además de su juego, claro) solo si pensamos que juega con Francia e Inglaterra en casa. Pero tiene tres salidas y ninguna le resultará fácil: Gales, Escocia mejorada e Italia, que ya le ha creado problemas antes en el primer partido: los italianos se desinflan en las cinco semanas de competición, pero siempre empiezan muy fuertes. Y en su casa, ojo. Siempre he dicho que el 6N es extraordinariamente difícil de predecir. Francia la veo de subida otra vez e Inglaterra siempre será dura de batir. Es verdad que Irlanda está por encima ahora mismo en juego, pero no veo un candidato claro considerado el torneo como es y el comportamiento imprevisible de Gales (que tiene buen calendario) o Francia.

Un saludo, gracias otra vez!!!!

12 12 2014
Quebrantahuesos

En lo de los terceros tiempos… intentamos siempre que los equipos que vengan se queden con el recuerdo de que venir a Berbegal sea la mejor salida de la liga. Por cierto, que se agradece mucho los vuestros, sin duda los mejores de toda la liga. Os lo currais un monton.

Sólo quiero añadir un comentario a lo que has dicho. Lo de Paul O’Connell es EXPECTACULAR. Es increible que con la edad que tiene siga jugando a semejante nivel. Que se puede decir que está igual que hace 4 años (en el Mundial de NZ ya se hablaba de su retirada): Sin duda, se conserva mejor que Matfield o Botha, por poner ejemplos, que no son ni la sombra de lo que fueron. Y que su eterno compañero O’Callaghan, siempre más castigado por las lesiones.

Un saludo!

11 12 2014
Irlanda, en gran forma | Lo bloc

[…] Després d’uns anys en que una generació sublim els ha portat a menys èxits dels que tots esperàvem, tot i què Déu n’hi do el que van fer Brian O’Driscoll i companyia, semblava que passaria un temps de transició fins que els verds tornessin a formar un equip de primeríssim nivell. Doncs no, són aquí i fan molt de respecte. […]

5 12 2014
Jun

La verdad es que Irlanda está alcanzando un nivel increible, el equipo del Norte que mejor juega, con mucha diferencia sobre los demás, todo basado en la existencia de un plan de juego en el que todos, IRFU, Provincias, aficionados y jugadores creen ciegamente.

Respecto a Robbie Henshaw, la verdad es que pinta muy bien, pero para mi uno de los mayores aciertos de Schmidt ha sido no buscar un “sustituto ” para O’Driscoll, si no cambiar ligeramente el concepto de juego, explotando las características de los jugadores que ocupan el puesto.

Y otro aspecto que me gustaria destacar, el la profundidad del equipo; del equipo del VI Naciones a este han cambiado los 2 alas, creo que Zebo y Bowe serán los titulares, varios de la primera linea, flankers a falta de O´Brien…
Como dices, la diferencia la marcan sobre todo Sexton y Murray, pero detras vienen Kealty, Madigan, Marmion, Reddan, yo personalmente tengo muchas esperanzas puestas en J.J. Hanrrahan.

Vamos, que pinta muy bien para los próximos años, de momento la transición de las leyendazas que nombras se ha realizado casi sin sobresaltos.
Es el momento de intentar repetir triunfo en el VI Nacionesy, hacer algo gordo en el Mundial, y si no, pues que demonios, seguiremos animando con una pinta en cada mano

6 12 2014
migueltuck

Opino lo mismo que a Jun.
Sobre lo de la profundidad de equipo me parece la clave, se cae Sean O’Brien para el seis naciones, ponemos a un Chris Henry que dio un nivelazo extraordinario. Es operado del corazón Chris Henry para noviembre por ese problema cerebro-vascular ( esperamos su total recuperación ) y Rhys Ruddock lo hace de maravilla.

A mi de momento la delantera más poderosa del norte me sigue pareciendo la inglesa, pero el equipo más compacto y en mi opinión mejor y más eficiente es Irlanda de lejos.

5 12 2014
ornat

Nico López… Ya me vale. Anda que no he hablado bien de Nico Sánchez, para ahora cambiarle el apellido. En fin, será cosa de la edad. Gracias.

5 12 2014
GabrielC

Gran análisis, como nos tienes acostumbrados. Habrá que ver si este es el pico más alto de Irlanda y si pueden mantenerlo hasta el próximo mundial.
Por cierto el apertura argentino es Nico Sánchez, no López.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: