El día del asesino silencioso

25 02 2014

De todos los momentos de pura vibración que compusieron el tremendo partido entre Inglaterra e Irlanda, y de los jugadores que los produjeron, uno se queda con el que nos dejó ese muchacho colosal al que veteranos de su país como Dallaglio o Vickery llaman el asesino silencioso: aka Joe Launchbury. Inglaterra defendía un ajustado 13-10 en unos últimos minutos en que cada acción constituía un borboteo de agresividad ofensiva de Irlanda, que armaba tumultuosos moles y lanzaba a los hombres de su medio campo como kamikazes. Todo lo que sucedía a esas horas tenía el grosor de lo decisivo. Cuando Dave Kearney, el ala irlandés, escapó campo abajo por el callejón abierto del once, a Twickenham lo debió atravesar un escalofrío colectivo. Era una carrera de ensayo. Tal vez un contrapié frente a Mike Brown, que venía a cerrar. Después una descarga… y la superioridad para la marca. El triunfo del equipo de Joe Schmidt. La Triple Corona. Casi diríamos que el torneo y una porción muy grande de un Grand Slam. Pero nada de eso ocurrió. Lo único que ocurrió, de manera memorable, fue que Launchbury hizo un placaje demencial por maravilloso.

Launchbury, en el instante de golpear la pierna de Dave Kearney en un extraordinario placaje francés y evitar, en los instantes finales del partido, la victoria irlandesa.

Launchbury, en el instante de golpear la pierna de Dave Kearney en un extraordinario placaje francés y evitar, en los instantes finales del partido, la victoria irlandesa.

Por segundo partido consecutivo, Mike Brown fue elegido Hombre del Partido. Una recurrencia de connotaciones inauditas. Brown constituye un factor diferencial en Inglaterra, defensiva y ofensivamente. Hace ya tiempo que ha quedado clara la profusión física y de juego del zaguero, que llegó a recuperar una pelota a ras de suelo con una estirada digna del mejor guardameta futbolístico, para a continuación rebotar y proteger la posesión en el ruck. Sin embargo, aquí quedamos prendados del partido de Launchbury. Un chico que pasó en poco tiempo de trabajar en un supermercado a conquistar Twickenham frente a los All Blacks, como ya contamos hace tiempo. Que en el pasado Seis Naciones reconoció una aguda caída de su rendimiento. Pero que ha regresado a su mejor nivel y aparece dispuesto a convertirse en uno de los segundas líneas dominantes en el planeta.

El placaje salvador fue el racial corolario a un partido formidable. Frente a la exuberante carrera del pequeño de los hermanos Kearney, Launchbury cruzó en diagonal, lanzado a la imposible captura con el tranco laborioso de un segunda de casi dos metros y cerca de 120 kilos. Cuando ya parecía imposible que alcanzara a Kearney, cuando asumimos que esa carrera moriría en el intento imposible de que un miembro del tight five persiga y dé caza al ala rival, Launchbury se lanzó adelante, arrastró su corpachón por el suelo y golpeó de un manotazo apurado la parte más baja de la pierna de Kearney. Lo que llaman los británicos un tap tackle. Suficiente para derribar al irlandés, interrumpir su escapada y hacer posible la llegada del resto de la defensa. Como el aguijonazo preciso de un Spitfire, ese increíble vuelo rasante había salvado a Inglaterra.

En la acción del segunda inglés hay que considerar no sólo el tamaño de su fisonomía, sino el castigo que los 80 minutos le habían supuesto. Launchbury hizo un partido colosal de trabajo sordo, como acostumbra. Eso, frente a un equipo como Irlanda, supone aceptar que la trituradora del juego te va a hacer papilla. Y, más aún, abrazar tal posibilidad. Hubo otro factor, tal vez decisivo. Cuando en el minuto 70 Lancaster relevó a su pilar derecho, David Wilson, y metió al joven Henry Thomas, lo reforzó incorporando a Attwood también en la segunda línea: la intención de ese cambio era que Attwood le hiciera de contrafuerte al pilar, con el fin de apuntalar el empuje ante una Irlanda que iba a exprimir toda su potencia en las melés, buscando un golpe de castigo por hundimiento o inferioridad inglesa. La baja de Dan Cole era, y es, un problema severo para Inglaterra. Con esas dos sustituciones, Launchbury pasó a jugar de tercera línea: flanker en el lado cerrado, el puesto que hasta entonces había ocupado Tom Wood. Ochenta minutos después, tenía la resistencia y explosividad necesarias para una acción determinante de ese calibre.

El movimiento táctico aludido define algunas de las mejores características de Stuart Lancaster. El opuesto exacto de sus cambios del primer día, contra Francia. El técnico había trasladado su obsesión al equipo: había que cerrar el partido. Impedir lo ocurrido ante Nueva Zelanda en noviembre o, sobre todo, en la derrota en París hace unas pocas semanas. Irlanda venía con todo en esos últimos 20 minutos. Había tomado ventaja con una ruptura de Rob Kearney a la salida de un movimiento de touche que fue común todo el partido: incluso en la 22 contraria, donde suelen preferir guardar la pelota y armar sus moles andantes, los chicos de Joe Schmidt jugaron line-outs rápidos con Toner. El segunda ganaba arriba con comodidad y desde arriba liberaba para Murray; éste relanzaba segundas y terceras fases con delanteros, para concentrar defensas y luego explotar aperturas en superioridad. Fue Heaslip quien, en una de esas, le daría la pelota del ensayo a Kearney, que entró rompiendo sin que Inglaterra interpretase a tiempo el movimiento. En otra ocasión vimos al tercera Henry incrustado en el último canal, junto al ala del lado contrario, en una jugada similar que los irlandeses abrieron por completo de un flanco al otro del campo. La variedad táctica de Schmidt, y la precisa mecánica de ejecución de sus hombres, han multiplicado el potencial singular de un equipo rocoso.

El partido, jugado en un vaivén primoroso de potencia, agresividad y entrega, dibujó una curva variable como un viento. Farrell jugó casi siempre en corto, apoyos por canales interiores y sin demasiado trabajo para sus alas. Vimos menos de lo deseable a Burrell, el segundo centro, y tanto Nowell como Johnny May (valientes los dos, aunque el segundo se perdió un ensayo en la salida a sangre y fuego inglesa, y tiende a la carrera lateral con frecuencia) estuvieron limitados a balones residuales, con pocas opciones de explosión. Irlanda agrupó su juego alrededor del pie táctico de Johnny Sexton, un arma que Schmidt ha llevado a otra dimensión y que, combinada con la excelencia irlandesa en las fases estáticas, particularmente en las touches, permite al conjunto esmeralda un manejo minucioso de los territorios. Aunque el marcador sólo se movería por un golpe de castigo anotado por Farrell hasta el descanso, el choque adquirió enseguida un ritmo convulso. Ese tipo de partido cuya agitación no se detiene. Perfecto para la amenaza siempre latente de Danny Care.

Brown celebra con Lawes, Nowell, May y Farrell el laborioso triunfo inglés ante Irlanda: el Seis Naciones ha respondido punto por punto a la previsión de igualdad diagnosticada antes del comienzo del torneo.

Brown celebra con Lawes, Nowell, May y Farrell el laborioso triunfo inglés ante Irlanda: el Seis Naciones ha respondido punto por punto a la previsión de igualdad diagnosticada antes del comienzo del torneo.

Todo el tiempo dio la impresión de que la cosa la inclinarían o el trepidante medio de melé inglés, con su fino olfato para las grietas inadvertidas en defensas rivales, o los dos zagueros: Mike Brown y Rob Kearney fueron siempre los elementos de desequilibrio con sus fulgurantes apariciones en los intervalos de sus líneas. Daba la impresión de que todo dependería de ese momento en el que el primer centro encuentra a su 15 en una carrera angulada que raja la línea de ventaja. Y así sucedió, aunque no fueron el barbado D’Arcy o Twelvetrees o Burrell o el incombustible O’Driscoll quienes les dieron los pases ganadores. El de Irlanda a Kearney, en el arranque del segundo tiempo, ya se ha dicho que vino de Heaslip. El que ganaría el partido lo dio, de todos los hombres posibles en el campo, el menos sospechoso: el capitán Robshaw. Un pase bien plano de Farrell encontró al flanker liberado en un leve hueco abierto por la presión de D’Arcy. Con un movimiento elusivo de patinador artístico, hecho con una sutileza imprevista, Robshaw arqueó el cuerpo a un lado y colgó el balón para la entrada de Brown, que cruzó el campo como un disparo. Sobre la salida defensiva irlandesa, Brown encontró el dos contra uno preciso en el apoyo de Care, que entró en la marca convertido en una centella humana.

Inglaterra, después, hubo de resistir más de 20 minutos desgarrados. Defendió los terribles mauls irlandeses hasta perder el aliento. Frenó, golpeó, pescó, batalló contra una Irlanda que nunca aceptó la derrota como posibilidad. El tramo final quedó engrandecido por el equilibrio de un cuerpo a cuerpo en el que nadie se ahorró nada. Lo resumió Danny Care cuando le preguntaron por la clave del partido: “Le hemos echado unas pelotas inmensas”. Massive balls. Así de claro. Quedan dos jornadas y el Seis Naciones tiene a cuatro equipos con dos victorias: Irlanda, Inglaterra, Gales y Francia. Ya no hay Grand Slam, pero el calendario cruza todos los pronósticos posibles: Inglaterra cierra en Roma y antes, en dos semanas, recibirá a Gales, de quien hablaremos en otra entrada. El equipo de Gatland le hará de anfitrión a Escocia en el último día. Irlanda recibe a Italia en Dublín y acaba en París. Antes de ese encuentro, Francia va a Escocia. Los irlandeses tienen +42 en el average. Si castigan con un marcador severo a Italia, quedarán a las puertas del triunfo final. Pero para eso todavía queda mucho.

Anuncios

Acciones

Information

12 responses

2 03 2014
Carlos Riverol

Nunca me gustó el rugby que practica Inglaterra y no creo que me empiece a gustar ahora, pero por lo menos parece que ya van encontrando las piezas necesarias. Aún así, en su propia casa en 2015, Nueva Zelanda o Sudáfrica la pondrán en su sitio. Y alguno más igual también.

27 02 2014
Un&Under

Las comparaciones son odiosas, pero ¿Qué segunda os parece más completo hoy en día a nivel mundial?

Launchbury, Etzebeth, Whitelock o algún otro ?

Gracias y un saludo!

1 03 2014
Jun

Para mi Paul O´Connell, aunque hay ya entramos más en filias y gustos personales, a sus 35 sigue dando un nivel altísimo.

La verdad es que es una posición en la que ahora mismo hay grandisimos jugadores; junto a los que comentas Gray, Parling, Allun Wyn Jones, Romano, Bakkies Botha… La verdad es que está muy bien surtida

O´Connell aparte, me quedaría con Eben Etzebeth, al tremendo nivel que está se une su juventud

2 03 2014
fer_almogavar

Etzebeth!! sin duda! menudo jugadorazo, con una personalidad tremenda. Un poco macarra, sin duda. Más Bakkies que Matfield pero es un dignísimo sucesor

2 03 2014
ornat

Etzebeh y Whitelock son hoy en día, para mí, los dos mejores. Ya hemos comentado aquí alguna vez que la fábrica de segundas sudafricana está en ebullición: Kruger, Van der Mewe y sobre todo dos jóvenes que para mí van a imponerse en no mucho tiempo. Lodewicz de Jager, un animal con cara de niño, y Steph du Toit, de los Sharks, otro de 21 años. Todos no caben, está claro, y Etzebeh va a ser el jefe durante una generación completa, pero los otros llegarán, no tengo duda. A Retalick lo he visto en excelente progresión en NZ. Y creo que en Europa los dominadores van a ser el par de Inglaterra, que para mí hacen una pareja extraordinaria, aún por desarrollarse y alcanzar su máxima expresión: Launchbury y Lawes. Basta decir que han quitado del medio a Parling en el mejor momento de Parling. Pero es que el ratio de trabajo de Launchbury y la agresividad de Lawes, un tío que se mueve con una velocidad en defensa impensable para un tio de su talla, los convierten en un motor tremendo en el pack. Si no se frenan, van a marcar época como las parejas Johnson / Kay o los viejos policías Ackford y Dooley.

27 02 2014
Mr Forrison

Yo de Robshaw he pensado de forma muy parecida a la vuestra hasta hace poco. De hecho, no me sorprendió que, aun habiendo sido clave en el 2013 con Inglaterra, se quedara fuera de la gira de los Lions por Australia. Pero pensad que ha sido el hombre sobre el que se ha cimentado la resurrección de la Rosa desde que Lancaster cogió el mando. Inglaterra es mucho más equipo y no deja de trabajar. Ganará o perderá pero difícilmente perderá la cara a un partido. Creo que el liderazgo que ejerce sobre el grupo es uno de los más altos que hay en las selecciones del Norte. Y respecto al juego, siempre me pareció muy discreto (por no decir limitado) en ataque, pero en defensa no puede haber reproches. Cada equipo tiene jugadores que en ataque no lucen tanto y son claves en el juego por lo que aportan en otras facetas (Lydiate u O’Mahoney son de ese patrón). Pero es que además yo creo que poco a poco va ganando peso y se nota su papel ‘llevando’ al equipo también en la dirección de juego (además del ensayo recuerdo una salida rápida de Inglaterra desde ‘touch’ que un ‘gordo’ no se la suele jugar precisamente).

27 02 2014
ornat

No te falta razón, pero me sigue pareciendo que (más allá de la evidencia de su compromiso en el placaje) hay que indagar mucho en el juego de Robshaw para hablar de un gran número 7. Es decir, me parece que en el fondo incurrimos en una sugestión previa: su capitanía. Como es capitán de Inglaterra, todos (y me incluyo el primero) tenemos la tentación de sospechar que nuestro juicio negativo a primera vista debe de ser de alguna forma erróneo. Que hay más en el jugador de lo que apreciamos. Creo que en el apartado del liderazgo, desde luego, debe de ser así: Lancaster lo eligió para pastorear a un equipo jovencísimo que había de formarse, con todas las consecuencias y toda la presión inherente a Inglaterra, para un Mundial en casa. Cualquiera no aguanta eso sobre sus hombros. Warburton, por ir al mismo caso que yo nombré, no lo soportó en algunos periodos en Gales. De acuerdo. Pero respecto al juego… sinceramente estoy ya convencido de que lo que vemos es lo que hay. He visto ya demasiados partidos a Robshaw, en la selección y en su club, como para seguir buscando. Me encanta revisar mis opiniones sobre los jugadores; me encanta pensar, como pienso, que Tuilagi no es para tanto… y después constatar que sus relevos no le llegan a la rodilla. Me encanta considerar mucho a Twelvetrees en su aparición y ahora haber advertido que flojea y pierde numerosos balones en el contacto, y que a menudo pasa menos de lo que debería. Quiero decir: sería el primero que le reconocería a Robshaw que yo estaba equivocado o que alguien me ha hecho ver que lo estaba. Pero no. Pasan los partidos, lo veo jugar, leo opiniones interesantes como la tuya y las considero… Pero no. Admito que Robshaw sea un gran capitán de Inglaterra. Pero sigue sin parecerme un gran número 7 para Inglaterra.

Yo que quería hablar de Launchbury y aquí estamos, como siempre, dándole vueltas al bueno de Robshaw. Ya se sabe eso que suele decirse: una vez escritos, los textos son propiedad de sus lectores, no de quien los escribió.
Gracias a todos.

26 02 2014
migueltuck

“El que ganaría el partido lo dio, de todos los hombres posibles en el campo, el menos sospechoso: el capitán Robshaw.” jajaja sigues sin tragar al bueno de Chris eh Mario… hay que darle una oportunidad que el chico poco a poco va evolucionando y adquiere cosicas nuevas.
Que partidazo. No merecia perder ninguno de los dos equipos.
Por parte de Irlanda lastima un par de jugadas con malas decisiones de Sexton dentro de 22 inglesa, sobre todo una de una patada que no se sabe muy bien que queria, pero en general el trabajo con el pie fue impecable.
De Inglaterra decir que cada dia crece a pasos agigantados, y hay que recordar que le faltaban sus dos pileres titulares, Corbi y Coles, un segunda muy importante ( Parling ), otro tercera idem ( Croft ) y un posible puñal que habra que ver como evoluciona ( Yarde ), asi que equipazo.

Sobre lo que comentas del movimiento tactico de Launchbury al flanker en los ultimos minutos, puede que fuese Lawes? no lo recuerdo con claridad ahora mismo, pero hasta leer tu cronica daba por hecho que era Lawes el que se fue al blinside, como Lancaster lo habia puesto ahi alguna vez. Sea como fuere queda claro que acerto con los cambios.

Y una cosa mas sobre el reglamento, lo he preguntado en varios sitios pero sigo con las mismas dudas, si un jugador desde el costado golpea con el pie el balon dentro de un ruck, en posesion del equipo rival, es legal? Me llama la atencion porque Inglaterra lo hace con cierta asiudad y crei que era ilegal.
Un saludo

26 02 2014
ornat

Vamos con el reglamento, Miguel. Otra jugada que suele ocasionar debate incluso en los foros arbitrales, al punto de que muchos de ellos confiesan quedarse pensando qué ley del reglamento infringe el jugador que protagoniza esa jugada. ¿Por qué? Porque el hecho de darle una patada al balón mientras está en el ruck y éste aún se disputa TIENE ASPECTO DE ILEGALIDAD. Pero no lo es… siempre que el hombre que patea el balón (y puede hacerlo en cualquier dirección) haya entrado legalmente en el ruck y forme parte de él en el momento de dar la patada. Tú dices que lo hace “desde el costado”. Teóricamente, eso me hace pensar en alguien que ha entrado en el ruck por el lateral del mismo, no por la llamada ‘puerta’ (el espacio delimitado por la anchura de los pies del jugador que cae placado). En ese caso debería ser sancionado: pero no por patear la pelota (insisto, no hay nada ilegal en ello de acuerdo a mis consultas, ni el reglamento lo especifica), sino por unirse de forma incorrecta al ruck.

Respecto a Launchbury, sí, fue él quien pasó a jugar de número 6. Respecto a Robshaw, le admito lo de siempre: un ratio de trabajo (sobre todo defensivo) altísimo. Siempre es el que más placajes hace (también en este caso, 22), pero se me ocurren muchos flankers del lado abierto mucho más notables que él. Pese a sus buenas cifras no creo que resista la comparación, por mirar cerca, con un Warburton… que no me apasiona por su ciclotimia, pero que el viernes hizo un partido asombroso. Dio un buen pase (tanto que yo pensé que había sido Twelvetrees), pero su juego ofensivo no me convence y su movilidad en el campo y su capacidad de influencia, tampoco. A lo mejor estoy miope, que puede ser. Pensaba lo mismo de Kelly Brown, el escocés, y ha pasado de ser capitán durante un buen tiempo a no aparecer ni en el banquillo. Una cosa no me da la razón en la otra…

26 02 2014
migueltuck

Gracias por las aclaraciones.
La duda arbitral queda resuelta pues. Bajo mi punto de vista es desde un lado y no por la puerta, no obstante ahi estan los arbitros para juzgarlo. Simplemente era que me llamaba la atencion verlo de manera recurrente en varios partidos de Inglaterra recientemente.

Sobre lo de Robshaw era mas que nada porque me ha hecho gracia el comentario, por lo que te tengo leido sabia lo que pensabas de el, yo opino parecido vaya, aunque le veo mejoras, la verdad.
Saludos

6 03 2014
migueltuck

Para no ensuciar otra entrada con el mismo tema lo pongo aqui:

En el 1:28:02 aprox, lo que hace Farrell, más o menos a estas acciones me referia con mi pregunta. Farrell perfectamente sobre sus pies, pero en mi opinion ( como ya dije, exenta del conocimiento de gran parte de la reglamentacion ) mete el pie por el lado y le pega una patada al balon.

25 02 2014
Jun

Uno de los mejores partidos del torneo en los últimos años, la primera parte fue espectacular; ritmo, intensidad, agresividad… Se paso en un suspiro; 3-0 en el marcador y la sensación de que cualquiera de las dos cogen a otro equipo y les clavan 30 puntos

Como dices el placaje de Launchbury tremendo y decisivo, ya estaba en pié, botando, derramando la pinta… en fin, la fatalidad irlandesa como colofón a un partido inolvidable

Ahora esperar que las lesiones de O´Driscoll y O´Mahoney no sean graves, de momento Inglaterra pierde Vunipola aunque para mi mejoran con Morgan y Francia a Fofana

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: