Noviembre sube de temperatura

8 11 2013

El mejor rugby, el mejor deporte, comparece en los momentos y lugares más insospechados, pero si hay tres partidos subrayados para este mes de noviembre en el mercado internacional son éstos: la visita de los All Blacks a París y Londres, por un lado; y el duelo entre Gales y Sudáfrica en el Millennium, por el otro. Bien, dos de esos dos encuentros se juegan este fin de semana. Nueva Zelanda llega a Francia en busca de un nuevo récord: cerrar el 2013 con un pleno de victorias, para lo que todavía le falta pasar por delante de los bleus, Inglaterra e Irlanda. Los franceses, mientras, continúan buscando una alpargata a la que encomendarse, dicho sea en términos de La Vida de Brian. O sea, un patrón de juego y los hombres que lo sostengan. Mientras, al oeste de la isla, Gales reedita sus aspiraciones de grandeza: conquistado el último Seis Naciones con una exhibición poderosa ante Inglaterra, Warren Gatland regresa con el mandato implícito de someter a su equipo al gran desafío: vencer a los gigantes del sur.

De izquierda a derecha, Sam Cane, Beauden Barrett y Brodie Retallick dialogan al final de un partido reciente de los All Blacks, que se presentan este fin de semana en París.

De izquierda a derecha, Sam Cane, Beauden Barrett y Brodie Retallick dialogan al final de un partido reciente de los All Blacks, que se presentan este fin de semana en París.

Examinemos el comportamiento de los All Blacks desde otra perspectiva, tal y como permite un equipo multidimensional como éste. El pasado sábado, el bloque de Steve Hansen se deshizo con rotundidad del siempre incómodo equipo de Japón. En ese encuentro (6-54) Hansen contó con jugadores como Piutau, Halai, Thrush, Cane, Kerr-Barlow, Luatua, Luke Whitelock o Dominic Bird, por cierto el jugador más alto que jamás haya alineado Nueva Zelanda: un segunda línea de 2.06, un centímetro más de lo que midiese Mark Cooksley. Bien, mientras éstos hacían sus primeras armas, en algunos casos, o nos daban el gusto de ver a Richie McCaw de número 8, Steve Hansen se permitía el lujo de enviar una avanzadilla hacia Francia. Es decir, mientras unos jugaban, había suficiente material fuera para que un grupo de jugadores importantes viajaran a París antes que el resto, que disputaron el test en Tokio. Los escogidos fueron Tony Woodcock, Luke Romano, Sam Whitelock, Kieran Read, Liam Messam, Israel Dagg, Cory Jane y Julian Savea. O sea, hablamos de un equipo que se permite preparar dos test matches al mismo tiempo. Graham Henry ya lo hizo un par de veces en su periodo como entrenador: en 2005, cambió su XV completo de un partido al siguiente. Lo hizo nombrando dos equipos distintos para jugar primero contra Gales y luego con Irlanda. Ganaron ambos choques: 41-3 al Dragón y 45-7 a los celtas. Al año siguiente, Richie McCaw fue elegido home skipper para abrir las series ante Irlanda, mientras Jerry Collins capitaneaba a otro grupo que adelantó su viaje a Argentina, donde jugarían el tercer test. Un portento.

A ese nivel han llegado otra vez los All Blacks, a los que recibe una Francia que vive escamada tras el último Seis Naciones y que pasó por la piedra de moler neozelandesa el pasado mes de junio. Éste va a ser el cuarto cruce de 2013 entre estos dos rivales acerados (los antecedentes dan, como sabe cualquiera, para una historia aparte del rugby): ya se vieron tres veces en junio, todas resueltas por los All Blacks con la solvencia característica. ¿Está Francia para algo así como contestarles a los chicos de negro? La lógica indica que no. Que, en realidad, nadie lo está hoy por hoy salvo en un día de ira como el que tuvieron los ingleses hace un año, pero el escenario parisino admite cualquier conjetura. Saint André va a jugar con Tales (Castres) de apertura (o de alpargata, se podría agregar), acompañado por Morgan Parra en la bisagra. Dulin será el zaguero, Fofana / Fritz los medios y Mèdard / Huguet los de los flancos. Hansen rearma la melé con todos sus mejores especialistas (Whitelock, Retallick, Messam, McCaw y Read) y agrega al clásico Mealamu de talonador. Las novedades están en las alas: Cory Jane y Piutau por los habituales Ben Smith (que va de segundo centro por Conrad Smith) y Savea. Enfrente, Kayser de talonador, Pape de vuelta en la segunda tras su lesión de febrero, y una tercera inédita: Lauret, Chouly y Nyanga de ocho. Una prueba de altura para los franceses.

[ Canal + Deportes ofrece en directo este partido (21:00 horas). Antes, a las 15:00, dará el Italia Australia].

Scott Williams, otro ariete natural para el segundo centro de Gales: aprovechando la ausencia de Jamie Roberts, Gatland reeditará la potente pareja de los Scarlets con Jonathan Davies.

Scott Williams, otro ariete natural para el segundo centro de Gales: aprovechando la ausencia de Jamie Roberts, Gatland reeditará la potente pareja de los Scarlets con Jonathan Davies.

Del choque en el Millennium destacaremos aquí, por devoción ya confesa, la entrada de Scott Williams en el segundo centro. Gatland tiene tres bajas notables: Jamie Roberts y Alex Cuthbert, ambos con lesiones en los tobillos que sólo en el caso del primero dejan alguna esperanza de verlo antes de que acaben las series de noviembre. Además, en los últimos días se cayó Elie Walker, que iba a ser titular como ala. Entrará otro Scarlet, equipo que está haciendo un muy buen arranque de temporada, con un estilo expansivo: Liam Williams. El resto del XV galés es una reunión de clásicos modernos: Priestland de apertura (más Scarlets) y los ocho de delante, que se dicen ya casi de carrerilla (Jenkins, Hibbard, A Jones; Davies, AW Jones, Lydiate, Warburton y Faletau). En Sudáfrica, Meyer reintroduce a Jacque Fourie y JP Pietersen, aprovechando bajas y su constante búsqueda de ensanchar los límites y las variaciones del equipo. También andan en la expedición Bakkies Botha o Gio Aplon. Fourie du Preez sigue de medio de melé (le da al reciclaje bokke una velocidad muy conveniente, aunque ya no sea el mismo de 2007, claro), y sólo la entrada de Malherbe por Jannie du Plessis remueve la temible delantera sudafricana. Éste es, desde todos los sentidos del término, un partido de gigantes. Por si acaso, los sudafricanos no le pierden ojo a nada: ya han dejado claro que, si se puede elegir, ellos prefieren jugar a techo descubierto. Son como los galos irredentos: lo único que temen es que el cielo caiga sobre sus cabezas.

El resto del fin de semana se completa con la estimulante visita de los Pumas a Twickenham, donde debutará el nuevo seleccionador argentino, Daniel Hourcade, con un equipo muy experimentado, aunque sin Fernández Lobbe y con Leguizamón de nuevo capitán. Inglaterra sigue ganando partidos sin lograr grandes convencimientos: superó a Australia (13-7) con Brown de estrella, Tom Wood en un papel preeminente en lo que fue gran arma de los ingleses, las fases de conquista, y los primeros ensayos en test matches del capitán Robshaw, capturando un rebote perdido con oportunismo de ratón de área, y de Farrell. Algo polémico por una mínima obstrucción de Hartley, pero válido. Otro día entraremos en el sartenazo que después del partido le arreó sir Clive Woodward a Stuart Lancaster y algunos de sus jugadores en su columna del Daily Mail. Vino a decir que al juego de Inglaterra le faltaba rapidez y le sobraba previsibilidad, que los jugadores actúan como autómatas del técnico y no toman decisiones en el campo, que siempre juegan pendientes del rival o que la reiteración de patrones inamovibles (jugar al territorio, patear a touche y perder el saque) fue constante y fútil. Que los primeros 40 minutos ante Australia fueron lo peor que había visto. Hubo cera para Ashton y, tácitamente, para Tom Youngs. Por cierto, lesionados Marland Yarde y Wade para este fin de semana, Lancaster repetirá su retruécano favorito: meter a Foden de ala, Brown al fondo y dejar a Ashton a la derecha. Y cambia la primera línea completa: Marler, Hartley, Wilson.

Además, Escocia recibe a Japón en Murrayfield, con Vern Cotter, que será su nuevo técnico a principio de año, ya supervisando el trabajo de Scott Johnson. Irlanda se estrena en noviembre frente a Samoa, en un equipo en el que Paul O’Connell ha sido elegido capitán por el entrenador Joe Schmidt, aunque su suplencia le dará el cargo en el campo a Jamie Heaslip. Paddy Jackson es el apertura elegido, McGrath le gana el pilar izquierdo a Cian Healy y Devin Toner / Mick McCarthy armarán la segunda línea. En Samoa faltarán jugadores clave: Census Johnston, Alesana Tuilagi y Maurie Fa’asavalu, bajas que se unen a las de Gavin Williams, David Lemi y Dan Leo. Y del resto de las grandes, Italia le hace de anfitrión a Australia sin Massi ni Gonzalo Canale.

Anuncios

Acciones

Information

3 responses

8 11 2013
migueltuck

Partidazos por todos lados.
En el apunte de la 3a de Francia es Chouly de 8 y Lauret y Dusautoir de flankers.
Algo parecido a esa frase que escribes leia en comentarios en prensa francesa de los propios aficionados del gallo ¿realmente estamos para jugar contra los fuertes del sur? Y algunos tiraban de sorna ¿es totalmente necesario jugarlo este fin de semana?
Yo siempre le doy una oportunidad a Francia, solo por su espesa historia de dar sorpresas mayusculas, no obstante como equipo, y direccion de plantilla, como has dicho, no hay por donde cogerlos.

Del partido de Cardiff me hubiera gustado que Meyer le “respetara” el sitio a JJ Egelbrecht, meritos suficientes ha demostrado este año, pero si el que vuelve es J. Fourie pues tampoco extraña.
Una pena no poder ver el enfrentamiento Roberts/Davies vs De Villiers/Fourie , dos mediocampos brutales, aunque si recomiendas a Scott Williams, habra que fijarse en el.
Me intriga saber como va a salir esta Sudafrica, con animo del partido Ellis Park o Eden Park… y en cuyo caso como va a responder la infanteria galesa.

PD:Se espera cronica de lo que acontezca…
Un saludo

8 11 2013
ornat

Obviamente ha de ser así. Creo que o hubo un error o leí mal la transcripción del XV de Francia y no fui más allá, apremiado por el tiempo, de la extrañeza que me producía ver a Dusautoir de presunto número 8. O es que estoy ya tan influido por la manera lancasteriana de mover a los jugadores que todo me parece factible… En fin, gracias siempre por la acotación. A ver como podemos atender el torrente de partidos porque a todo no llegamos. Y menos hoy día.

9 11 2013
migueltuck

Mario, si tu tiempo de ver rugby es limitado el fin de semana te recomiendo el foro de roja directa para ver partidos repetidos. A mi me va de maravilla sobre todo cuando coinciden varios a la misma hora. Te lo ves el domingo por la tarde ( o cuando te plazca ) y sin problema.

Un saludo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: