El otoño de Phelan

22 10 2013

Santiago Tati Phelan renunció ayer a su puesto como head coach de los Pumas, anticipando un adiós que era vox populi en Argentina pero que todo el mundo aguardaba para la finalización de su contrato, en diciembre. El adelanto de la despedida podría ser apenas una cuestión formal, de tiempo, si no fuera porque Argentina jugará tres test matches en noviembre: que Phelan haya anticipado su salida demuestra que la lógica íntima de su decisión era irreversible. Prefiere no dirigir ya al equipo en la ventana de otoño (en la que visitarán a Inglaterra, Gales e Italia) y dejar paso a un relevo aún incierto, que de momento recaería en Daniel Hourcade, a la espera de contratar a un técnico extranjero, seguramente del hemisferio sur: los nombres más repetidos ahora, entre otros, son Michael Cheika y John Kirwan. No son los únicos. Ambos, en cualquier caso, tienen contrato: Cheika dirige a los NSW Waratahs y Kirwan, ex de Italia, a los Blues, ambos equipos del Super 15. A estas alturas no es fácil saber si se trata de opciones factibles o meras aproximaciones periodísticas. Está descartado el regreso del Tano Loffreda; y de Mario Ledesma, otro candidato, se dice en algunos artículos que no contaría con el respaldo del actual plantel.

Santiago Phelan, ex flanker de los Pumas como jugador, tomó a su cargo al seleccionado argentino en 2008, a la vuelta del bronce en el Mundial conseguido por Marcelo Lofredda.

Santiago Phelan, ex flanker de los Pumas como jugador, tomó a su cargo al seleccionado argentino en 2008, a la vuelta del bronce en el Mundial conseguido por Marcelo Lofredda.

La decisión no tomó por sorpresa a nadie. Phelan había prolongado su estancia al frente de los Pumas en 2011, después de un Mundial marcado por un duro proceso de transición, que mostró a un equipo argentino muy recortado para el juego de ataque. El orgullo defensivo y la victoria frente a Escocia (con aquel ensayo portentoso de Lucas González Amorosino) marcaron el punto más alto de un bloque que aparecía, lógico, muy lejos de los días de bronce en 2007. La incorporación en el verano boreal de 2012 al Rugby Championship, con una invitación por cuatro años, rompió con el aislamiento del equipo sudamericano e insistía en el merecido aggiornamento de Argentina como potencia internacional. Phelan se va a mitad de ese trayecto y del periodo entre copas del mundo. En las opiniones que uno ha podido rescatar en estas primeras horas hay de todo: del agradecimiento a la crítica, o incluso ambas. Porque ambas caben y tal vez perfilan la figura del Tati como seleccionador de los Pumas. Por el fondo, una inevitable impresión de desgaste exterior y, sobre todo, interno: se nombran ciertas disensiones, que no somos capaces de juzgar, dentro de su equipo técnico.

Hay quien sostiene que la renuncia de Phelan llega un año tarde. Es la versión más ácida del análisis de su etapa. Creo que se pueden encontrar algunos puntos indiscutibles. El primero, que Phelan asumió con entereza la dificilísima tarea de darle continuidad a un equipo grandioso, el de 2007, cuya cima marcó tanto una culminación como el inicio de otra etapa: se fueron gente como Nani Corletto, Ignacio Fernández Lobbe, Gonzalo Longo y, desde luego, el icónico capitán que era Agustín Pichot. Y otros jugadores tuvieron un recorrido corto, la parte final de sus carreras internacionales: son los casos de Felipe Contepomi (que se despidió con este último Rugby Championship, pero que ya llevaba tiempo con una presencia menor en el seleccionado) y, antes, de los primeras Mario Ledesma o Roncero. Phelan mantuvo y reforzó la cultura de equipo defensivo y orgulloso de los Pumas, pero su cuenta pendiente fue desarrollar el ataque, algo ineludible para competir con la élite del sur. Atrajo para ello a Graham Henry, el técnico campeón del mundo con Nueva Zelanda: desde el Mundial 2011 al primer Rugby Championship se apreció una mejora. Un año más tarde, la impresión era de estancamiento.

Algo no acababa de andar, de evolucionar en Argentina: ocho derrotas acumuló en este año. Las seis del Rugby Championship (en el que alternó goleadas dolorosas con Sudáfrica o Australia, con buenos rendimientos contra Australia allá o Nueva Zelanda en Argentina), más las dos contundentes frente a Inglaterra en la ventana de junio. Hubo un triunfo sobre Georgia, que no maquilla nada: Argentina sabe con quién quiere y puede competir. Personalmente, los partidos de junio los advertí como campo de pruebas para los duelos grandes de agosto a octubre. Pero conforme avanzó el Rugby Championship me creció la impresión de que Argentina no había evolucionado lo suficiente de un año para otro: en algunos momentos los partidos dejaron una frustración parecida; en otros, el rendimiento fue apreciablemente peor de un año para otro. Fue ahí, en la irregularidad y en el ruido de fondo que acompañó a los Pumas, donde se acumularon los motivos de la salida de Phelan.

Matera, Leguizamón y Nico Sánchez estuvieron entre los mejores defensores del Rugby Championship: un clásico y dos valores al alza que, junto con Marcelo Bosch, fueron quizás lo mejor de los Pumas en el reciente torneo.

Matera, Leguizamón y Nico Sánchez estuvieron entre los mejores defensores del Rugby Championship: un clásico y dos valores al alza que, junto con Marcelo Bosch, fueron quizás lo mejor de los Pumas en el reciente torneo.

En este periodo y en el último Rugby Championship cabe atribuirle también, además de las deudas con el juego, la aparición y desarrollo de jugadores como Figallo, crecido como para emprender la senda dejada por los grandes primeras de la etapa de oro. Como Marcelo Bosch, excelente en el medio campo. Y, desde luego, como el apertura Nico Sánchez y el flanker Matera: un chico de 20 años que estuvo entre lo mejor del campeonato. Al contrario, me decepcionaron mucho los niveles de gente básica en el grupo: los Juan Martín Hernández, Agulla, Imhoff o, en una perspectiva más amplia, el mismo González Amorosino. Depositarios todos de ese plus de calidad necesario en los backs para poder impulsar el deseado juego de ataque. Y se habían caído algunos valores innegociables antes: en muchos momentos, el equipo de los últimos meses no tenía la solidez defensiva que siempre le fue característica. El propio capitán, Juan Martín Fernández Lobbe, reconoció en varios momentos del torneo que el equipo debía hacer autocrítica.

Canchallena.com cuenta ahora que, pese a todo (las decepciones por que hubiera trascendido el desencuentro con los técnicos y los jugadores, los resultados del último torneo…) el Tati tomó la resolución de dejarlo esta última semana. A media tarde de hoy en Argentina dará una rueda de prensa. El tiempo pasa rápido. Phelan cumplía seis años ya al frente de los Pumas. Un periodo notable en el que trató de desarrollar un nuevo equipo para una etapa fun-da-men-tal en el reposicionamiento del equipo argentino dentro del rugby mundial. Un pasaje opinable desde muchos puntos de vista, como ocurre con cualquier proceso crucial. En mi opinión no pueden pesar tanto los resultados como la sensación de que el progreso se había detenido. A veces ocurre. Tuvimos una impresión parecida cuando Andy Robinson abandonó Escocia. Hay proyectos que alcanzan su techo y, si no encuentran los modelos necesarios para romperlo, se corrompen por dentro. Suerte a Phelan; suerte a los Pumas.

Anuncios

Acciones

Information

3 responses

28 10 2013
Jun

Totalmente de acuerdo con lo que apuntais sobre el relevo generacional y los problemas ofensivos, pero yo el principal problema lo veo en las abultadisimas derrotas sufridas los últimos meses, sobre todo en una defensa flojísima, con muchísimos fallos de placaje e incluso, dando la sensación de bajar los brazos, algo impensable en los Pumas.

De todas maneras deben ser optimistas, con la inclusión el Rugby Championship, cada vez más jugadores en las grandes ligas, y si se les concede una plaza en el Super 14 es cuestion de tiempo que vuelvan a ser el equipo duro, peleón, rocoso, al que nadie quiere enfrentarse; que históricamente han sido

27 10 2013
tony

El gran debe de Argentina en estos últimos años es su falta de punch ofensivo para medirse a los grandes. El juego ha evolucionado mucho desde el 2007. ya no se juega tanto al pie como se jugaba entonces y ahí quedan al descubierto las carencias pumas. El rugby de 2007 era todavía rugby-tenis, con mucho juego al pie, y ahí argentina tenía una buena nómina de excelsos pateadores.Gracias a dios el rugby ha cambiado en estos años y el juego al pie ha dejado de ser un arma tan recurrente. Argentina tenía bien trabajado el pateo y posterior presión, pero ahora ese estilo de juego ha dejado lugar a un rugby mucho más dinámico, con mucho más juego desplegado, y ahí los pumas bajan enteros. Pese a que tienen buenos centros y algún que otro ala de nivel, se muestran demasiado elementales en el juego dinámico, optando por un rugby demasiado de sota, caballo y rey, que aunque les sirve para imponerse a las naciones del tier 2 y a algún que otro equipo del tier 1, no les alcanza para poner en aprietos a las grandes potencias rugbísticas.

24 10 2013
peleida

buenas. reconozco no ser un conocedor del rugby puma tanto como quisiera , pero habremos de entender todos que phelan cuando entro , lo tenia muy muy complicado

Su equipo llegaba de quedar tercero en el mundial , lo mejor que han logrado nunca los pumas, y ademas tenia que afrontar el reto de integrarse en el rugby championship y no desentonar( algo terriblemente dificil)

tenia que renovar un equipo ya veterano , y mantener ese equilibrio entre los que entran nuevos y los que siguen de la etap anterior. Se fue gente clave, ledesma o roncero por ejemplo y luego no se ha sabido dar con la tecla.

su mundial no fue bueno(exceptuando precisamente el partido en el que quedaron eliminados) y eso empezo a generar desconfianzas.

despues se enfrentaban al reto de no desentonar en el torneo con mas nivel en el mundo del rugby y su actuacion ha sido correcta menos lo de sudafrica y el ultimo partido en casa con australia. mas de una vez han estado a punto de ganar , incluso antes de lo que todos pensabamos

pero es cierto que no se ha visto un patron concreto de juego y tambien que los jugadores no estaban siendo aprovechados al maximo.

alguna responsabilidad habra por supuesto en los jugadores mas importantes (hernandez o inhoff) que han rendido muy muy por debajo de lo que se les supone…

ojala acierten en el cambio y los pumas tiren para arriba y demuestren todo el potencial que llevan. el rugby los necesita

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: