A propósito de Poite

17 09 2013

Antes de decir ninguna otra cosa, propondré una reflexión modesta, que no pretende adoctrinar, reunir adeptos, actuar como alegato, corregir actitudes ni enseñarle a nadie nada que no sepa o, incluso, que no le interese aprender. Sólo defenderemos un modelo, con mejor o peor fortuna y sin exculparnos de algunas modestas iniquidades cometidas en un rectángulo de juego. El respeto al árbitro, igual que la consideración por los rivales, no deberían interpretarse como fastidiosas obligaciones de un jugador de rugby. Si lo miramos así, un error grueso como el de la jugada de Du Plessis siempre lo veremos como la oportunidad de sentirnos moral y deportivamente maltratados; y por tanto, autorizados para la protesta, la desconsideración y el menoscabo. No sólo de la equivocación del juez, sino también de sus intenciones. Y eso, aun admitiendo que también un árbitro puede inclinar la balanza con decisiones repetidamente parciales. Todos hemos vivido situaciones así en partidos de rugby pequeño: cuando un árbitro nos fríe a golpes y pasa por alto las infracciones del rival en los rucks… Sí, eso genera una frustración terrible. Es verdad.

Poite expulsa a Bismarck du Plessis en el Eden Park de Auckland, el pasado sábado: la actuación del árbitro francés marcó el desarrollo del partido y provocó una oleada de protestas, poniendo de nuevo al rugby ante el fantasma de la traición a sus propios valores.

Poite expulsa a Bismarck du Plessis en el Eden Park de Auckland, el pasado sábado: la actuación del árbitro francés marcó el desarrollo del partido y provocó una oleada de protestas, poniendo de nuevo al rugby ante el fantasma de la traición a sus propios valores.

Ahora, es precisamente ahí cuando más sentido tiene pensar que el respeto no consiste en una obligación, sino en un privilegio del que merece la pena disfrutar. Decirle “señor” al hombre cuando sus decisiones caen de nuestro lado, seamos honestos, carece de mérito. El rugby, en su tradición, nos otorga la oportunidad de formar parte y defender un sistema de valores que ya no funciona por sí solo, por ciencia infusa, inercia o costumbre; lo hace gracias a nuestro propio esfuerzo en cada partido y frente a cada momento de decepción. Hay mucho ruido mediático fuera y cada vez más ruido crítico dentro. Gente que pide golpes a gritos, otros que levantan las manos para forzar al árbitro a una decisión, algunos que responden antes de escuchar cuando reciben una advertencia…

Este argumento ha de funcionar también en dirección opuesta: a los árbitros no se les otorga la gracia del respeto por obediencia debida, aunque sea la norma; sino por correspondencia a un comportamiento asimismo respetuoso de ellos hacia los jugadores y el propio rugby. También quien pita ha de hacerse merecedor, abrazar con coherencia su lado del privilegio. La humildad, la franqueza con los jugadores, la severidad de los juicios y desde luego el sentido crítico preciso para admitir un fallo han de presidir la ejecutoria del juez. En caso contrario se romperá el juego de equilibrios y composturas que define esta disciplina.

¿Es noble, tal y como nos gusta presumir, el rugby? Tan noble como lo sean todos y cada uno de los que lo practican. Ni más ni menos. Todos hemos visto colegiados arteros, jugadores que no pueden contener un insulto (o incluso un puñetazo) y compañeros o contrarios que ven en el juego una oportunidad de violencia. Todos hemos aplaudido o jaleado en el campo un placaje retardado o la caza de un apertura rival o un pisotón inadvertido (no digamos en los tiempos en que aún estaban permitidos…). Yo también he pisado un cuello, aunque en realidad quise pisar el pecho por no liberar una pelota. Yo también me he acercado a un árbitro y le he dicho, calmadamente: “O me protege usted o me tendré que proteger yo”. Yo también he golpeado cabezas, estrangulado cuellos y retorcido dedos. Yo también he entrado en un ruck con la rodilla por delante y apuntado a esa cabeza que está, tan ricamente, a la altura precisa. Yo también he usado los puños. Yo también he placado con el antebrazo buscando la nariz contraria (sin ir más lejos, ayer a mi entrenadora, uuuppsss). No, no somos adanes en pantalón corto que persiguen un huevo. No somos éticamente superiores por el mero hecho de haber elegido jugar al rugby, sin más. Bien al contrario, habremos de reconocernos honestamente capaces de la brutalidad preconcebida: la hemos ejercido dentro de la ley, sobre el borde de las normas y fuera de los límites.

O'Gara y la sangre del León: te he visto, advierte el irlandés a su rival.

O’Gara y la sangre del León: te he visto, advierte el irlandés a su rival.

“Si no saben aguantar un puńetazo, que se vayan a jugar al tenis de mesa”, dijo en famosa ocasión el francés Berbizier, ante las quejas de dureza de los escoceses. Cabe aquí, a partir de esa frase, una interpretación algo acostada de nuestro lado, pero entiendo que coherente. Berbizier no estaba diciendo que al rugby haya que jugar a base de puñetazos, pero sí recordaba que la posibilidad existe, que llevarse una trompada, incluso de forma ilegal, forma parte de un juego basado en la imposición física sobre el contrario. Igual que forma parte del juego, del deporte en sí mismo, la posibilidad de que quien pita sea injusto. No digamos ya equivocado.

Pero, de igual forma que sabemos en qué momento termina la pelea en el campo y discernimos la competición deportiva de la pendencia callejera, hay que saber dónde y cuándo finaliza la frustración por un error arbitral. Que surja resulta natural, pero su recorrido ha de ser mínimo. No puede durar siquiera lo que se tarda en recorrer diez metros hacia atrás para defender en posición legal el golpe de castigo que no merecimos. Son cosas que hay que ponerse a la espalda. Y seguir con el rugby. Aceptar que el árbitro yerra, incluso si lo hace a sabiendas, ser capaz de asimilarlo y seguir jugando, deriva en una cuestión de madurez y respeto. ¿Respeto al arbitro? No, no, algo mejor: respeto por nosotros mismos. Lo demás, personalmente, me parece la actitud de un niño al que se le ha roto un juguete. O la de un adulto incapaz de aceptar que la realidad está repleta de posibilidades que no se adaptan a nuestras necesidades, deseos o conveniencia.

No estamos tan lejos de ese otro modelo, vale decir código, del que secularmente nos distinguimos. El tiempo de la putrefacción corre veloz: ahora mismo el rugby evoluciona sometido al acecho de múltiples ramificaciones y consecuencias espurias del profesionalismo. Esa elite define una pauta, lo queramos o no. Y puede que sea una batalla perdida bajo la montaña de los intereses en juego. Crece la convicción de que se abre poco a poco una sima que da lugar a dos códigos dentro del mismo rugby: el profesional, generador veloz de vicios aceptados, y el amateur, con su pequeñez a salvo del contagio. Eso sí, estará a salvo siempre que nosotros lo queremos. Porque no es ‘el rugby’, en abstracto, quien cuida de nosotros, nos hace mejores deportistas por jugarlo ni nos inviste con sus valores. No, es exactamente al revés: el rugby, con todo lo bueno o lo malo, somos nosotros, los que lo jugamos. Somos nosotros los garantes de que todas esas cosas que nos distinguen sigan en pie. Naturalmente podemos desechar su conservación. Estamos en nuestro derecho: pero, si es así, seamos consecuentes con la decisión cuando lo que veamos no nos guste. Entonces ya no habrá nadie a quien pedirle responsabilidades. Y nos habremos convertido, precisamente, en aquello a lo que nunca quisimos parecernos.

Anuncios

Acciones

Information

19 responses

14 01 2015
outbound murah

outbound murah

A propósito de Poite | Mamá, quiero ser pilier

26 09 2013
peleida

hablando estrictamente de rugby mereceria un analisis muy serio el papel de reid en el juego all black y su tremenda capacidad para anotar o ayudar decisivamente a anotar ensayos, poco habituales en un 8

yo al menos en los blacks desde zinzane brooke(y eso es mucho decir) no recuerdo otro parecido y en el resto de selecciones tambien me cuesta

19 09 2013
peleida

buenas mario maravillosa entrada otra vez , la suscribo punto punto punto y voy un paso mas alla. ojala se siga fiel al codigo que este juego ha tenido siempre pero nos guste o no esto esta a cambiando(a mi gusto para peor) y hay señales clarisimas .

como bien dices el rugby es un deporte de contacto , y a veces en ese intercambio, la adrelanina se desmanda y se cometen acciones graves o lesivas al rival.ha ocurrido siempre y es hasta cierto punto comprensible cuando te pisa la cabeza un tipo de 100 kilos o va a tu cuello ,un rival enorme te pisa la espalda o mil cosas mas de esas que no se ven en la television

pero hace tiempo que vemos como (de cualquier equipo no importa) alguien va a ensayar y se pone a hacer gestitos y cosas de esas(tonterias varias donde ashton es el rey pero hay muchisimos en todos los lados).faltando al respeto al rival a la aficion rival e incluso a uno mismo que es el que queda mas en evidencia con esas patochadas

jamas se cuestionaba al arbitro y ahora se hace a todas horas y con altavoces mediaticos potentisimos. por cierto los sudafricanos no dijeron nada de sus placajes contra argentina hasta que el marcador se rompio todos todos al cuello(canal + en su resumen del partido titulaba: con el agua al cuello y se veian 3 placajes sudafricanos de ese tipo) y no sancionaron ninguno. lo malo de todo esto es que el rugby se esta soccerizando(permitaseme el palabro)

vemos como dia si y dia tambien se pita al pateador rival sin misericordia faltando al respeto a uno mismo y a este deporte , que siempre habia respetado eso.

el viejo codigo cada vez esta mas lejos y mas en desuso, es una pena , eso si los adalides de la modernidad y el cambio seran felices

18 09 2013
migueltuck

Sobre la entrada me parece sublime, mi mas sincera enhorabuena. Me la voy a guardar.
Y hablando de lo meramente deportivo que dio mucho que hablar, hipoteticamente en un dia muy bueno de los All Blacks, el unico equipo que libra por libra les puede ganar son los Boks. Les falta saber medir ese frenesi asesino que los lleva a conductas antirreglamentarias, no me refiero a las de este sabado, sino a violencia que generan golpes realmente peligrosos y que dicho sea de paso, no les beneficia en nada. Porque tu puedes jugar al limite en los rucks, o meterte medio paso en el pasillo de las touchs, pero no veo ninguna ventaja en hacer corbatas, cabezazos o retardados por norma general, a un equipo de gran nivel no lo amedrentas asi, lo que va a pasar es que se van a generar trifulcas y te van a coger la matricula.
Sudafrica, el rato que estuvo dentro del partido, demostro que las disputas en las meles y en el lanzamiento lateral tienen nombre. Cierto es que tuvo gran cantidad de errores en el manejo de oval pero fueron varias las jugadas en las que fruto del desgaste por el juego en delantera encontro la zona ancha del campo espacios para explotar, aunque como digo no tuvo el dia en esta suerte.
Este equipo con un par de delanteros mas “jugones” e igual de disciplinados y aguerridos ( digase Pierre Spies, Brussow o Burger ) seria en mi opinion mas completo que Nueva Zelanda, menos vistoso por supuesto, pero tocaria mas resortes para hacerte daño en mi opinion.

Los All Blacks si quieren ganar el proximo mundial van a tener que aprender a jugar a “chica” tambien. Algun partido se volvera tosco, cerrado, en el que haya que aprovechar los tiros a palos, en los que las visitas a la 22 esten contadas y haya que sacar puntos de debajo de las piedras. Lo digo porque este partido creia que iba a ir por estos derroteros.
Fijaos en la primera parte en Twickenham de 2012 ( aunque luego fue un festival de puntos, sobre todo de Inglaterra) fijaos el partido de octubre frente Australia ( 18-18 ) o en la final del Mundial.
Son partidos en los que NZ no se siente agusto, poco a poco el equipo se va viniendo a menosny acaban por no saber por donde tirar. Partidos que se juegan de otra forma a los que ellos estan acostumbrados y que precisamente por ello, deberian de reflexionar sobre un plan B.
Todo esto dicho desde mi mas profunda admiracion. Pero me duele ver como pinchan un mundial tras otro en el tipico partido bobo, y luego tener que leer que es que en los mundiales NZ no sabe competir, la presion les puede etc…
Para mi les urge una primera linea con mas poderio en la mele, Woodcock va estando cada vez para menos trotes, un talonador en condiciones. Tuvieron muchos problemas contra Argentina, Sudafrica les paso por encima y ya veremos cuando vayan en noviembre al norte.
Echo en falta un jugador que haga el rol de Jerome Kaino, de placador ovnipresente y a la vez que aguante los envites fisicos.
La buena noticia es que va creciendo un ramillete de segundas lineas que hacen maravillas.

Por cierto el tema de los aperturas en Nueva Zelanda es para mirarlo con detenimiento.

Saludos

19 09 2013
ornat

Absolutamente de acuerdo con el primer y el segundo párrafo: a mí SA también me parece potencialmente el mejor equipo del mundo. El único problema es, en efecto, que en los duelos más grandes (estos últimos con Australia y NZ por ejemplo) exacerban los principios fundamentales de su juego: los buenos (superioridad en estático), los tradicionales (patadas a seguir) y los fronterizos (no medir la dureza y exponerse). Dicho eso, creo que NZ ha madurado mucho tácticamente desde el Mundial 2011, que ahora juega mucho mejor los partidos incómodos y que su arsenal estratégico -en general y en detalles como la touche del ensayo/no ensayo de Read- es mucho más amplio de lo que parece a simple vista y de lo que fue en tiempos (antes de la RWC 2011). De acuerdo en lo de la primera línea. Pero no exageremos los problemas de NZ en la melé, aunque algunos equipos puedan ser superiores: la segunda y la tercera son extraordinarias. Es decir: problema serio tiene Australia, por situarnos en comparación.
Siempre pienso que, inconscientemente, les pedimos a los All Blacks que sean los mejores en todo y siempre. Que sean invencibles. Y en cuanto atisbamos una mínima debilidad en algún aspecto, parece que fuera mayor de lo que es. Yo creo que no están al nivel del año pasado, por supuesto, porque están a mitad de camino del siguiente Mundial y han renovado/probado cosas y jugadores. Pero creo que están mejor todavía que cuando ganaron en 2011. Y sí, lo de los aperturas es un síntoma enorme: recordemos el drama nacional y los cuatro 10 que tuvieron que pasar por el equipo de Hansen para ganar la última RWC. Y no solo los aperturas: veamos a Ben Smith de ala, a Coles de talonador, a Luatua de flanker, al propio Savea o a Saili, que asoma de relevo de Nonu y, la verdad, creo que será un All Black sobresaliente.

Pd: por cierto Miguel, perdón por no haber traído una crónica como pedías y sí una reflexión sobre el arbitraje. El orden iba a ser el inverso, pero me salió de dentro en torrente.
Gracias.

19 09 2013
peleida

suele ocurrir siempre , los blacks son la referencia y cualquier pequeño problema se convierte en un problema nacional.

yo voy en la linea de mario la segunda y la tercera me parecen sublimes , lo de retallick y whitelock inesperado, yo al menos no los esperaba a ese nivel. y en la tercera hay opciones porque messam por ejemplo es un jugador muy muy bueno que seria titular casi en cualquier seleccion del mundo pero debido a todo lo que tienen los blacks ahi de momento banquillo(excepto en partidos como el del sabado que se preveen muy fisicos y el puede estar aun hoy mejor que luatua)

eso si la primera , me chirria un poco , woodcok no esta para mucho ya y los franks por ejemplo a mi no me hacen feliz. ojala hayman hubiera estado estos años con los blacks (oh añoranzas)… tienen que lograr una primera mas consistente , mas poderosa si lo logran seran casi imbatibles

porque del 9 para atras en nueva zelanda das una patada a un arbol y de el caen aperturas, alas ,centros,arrieres (permitaseme aqui el afrancesamiento) es algo increible

y esa forma de transmitir el balon como juegan a la mano todos y cada uno de los 15 , me lleva a finales de los 60 y primeros 70 junto a los valles mineros galeses y el aroma a cerveza ale y las formas de unos tipos con grandes patillas

19 09 2013
migueltuck

De perdon nada y gracias a ti por estos articulos, es un placer leerte.
Completamente de acuerdo con lo que dices sobre los All Blacks, les exigimos todo, la perfeccion y cuando la consiguen, seguimos intentando sacar detalles a mejorar.
Puntualizo mi comentario sobre la mele. Trataba de decir que Nueva Zelanda tiene margen de mejora. En mi opinion le falta un poco para llegar a disputar de manera igualada un enfrentamiento contra la seleccion referencia en este aspecto del juego, digase Sudafrica, seguida por Inglaterra o Francia segun el dia y Argentina si me apuras.
Como dice peleida les falta un Carl Hayman, que a parte de ofrecer el tipico juego all black, era ( y es ) un especialista en meles, un jugador que rara vez perdia la posicion o cedia una brizna de hierba.
Pero bueno, el comentario iba mas por lo visto este año en las franquicias neozelandesas en el SuperRugby que por lo acontencido este Rugby Championship.
En el SuperRugby si que se ha acusado la falta de solidez en las meles kiwis, sobre todo frente a equipos sudafricanos y contra los Brumbies. Supongo que no se podra abarcar todo.
Por cierto has sacado un nombre a la palestra, el de Ben Smith, no es porque sea el “pichichi” del torneo, pero hay que ver que fundamentos tiene este chico, sin ser el tipico fisico arrollador lo hace todo bien, con o sin balon , en ataque o en defensa, sea de ala o de zaguero que juega en su club, incluso el partido que jugo en Murrayfield el año pasado de centro, estuvo sobresaliente. De golpe y porrazo hace que no recuerdes que Cory Jane esta lesionado, que dicho sea de paso son de un perfil muy parecido.
No me alargo mas.
Un abrazo

18 09 2013
MAS , RODOLFO ARMANDO

CREO QUE EL VERDADERO COMPORTAMIENTO BANANERO LO TUVO EL ARBITRO , YA QUE AL SER GROSERAMENTE PARCIAL , ES EL QUIEN ESTA PERJUDICANDO AL RUGBY . CREO QUE LO REALMENTE MALO ES ACEPTAR Y TOLERAR CONDUCTAS DISCRIMINATORIAS Y ARBITRAJES VERGONZOSAMENTE PARCIALES , QUE NOS PROPINAN LOS ANGLOPARLANTES, ES NUESTRO DERECHO Y OBLIGACION RECLAMAR Y LUCHAR CONTRA ESAS ACCIONES .

18 09 2013
Tuboramix

Mario, quillo, lo has clavao….
Firmo y suscribo cada una de las palabras que dices….

18 09 2013
Jun

Si lo grave de este fin de semana no han sido los errores arbitrales en si, si no, no se bien como decirlo, la parcialidad, el que de antemano sabias para que lado iba a caer la decisión arbitral.
Cuando pidió TMO en el ensayo de Lambie, debió de hacerle mirar hasta las fichas a ver si encontraba algo ilegal, y en directo pareció totalmente correcto, no como el primer ensayo All Black, que sigo sin verlo.

Esta claro que todos debemos respetar la figura del arbitro, pero ellos deben respetar también el juego y al jugador, independientemente de que color vista

18 09 2013
migueltuck

A mi tambien me sorprendio que el primer ensayo fuera dado. En ninguna de las tomas no se ve claramente al jugador posando el oval, no obstante sobre la actuacion arbitral me acojo al post de Mario.
Lo que no entiendo es el comentario de la parcialidad preconcebida Jun.

19 09 2013
ornat

La ‘teoría’ de los favores a los All Blacks se ha extendido. Stuart Barnes y Stephen Jones publicaron artículos estos días al respecto en la prensa británica. Yo no sé qué pensar: no admito que exista una ‘orden’ en ese sentido, pero sí que pueda haberse producido un efecto identificador. De todas formas creo que será algo puntual y que todos los equipos / aficiones, pasan por periodos en los que atisban un mandato contra ellos o a favor de otros. ¿O vamos a pensar que los All Blacks se siguen cobrando el retorno por aquella decisión de Wayne Barnes contra Francia?
Eso sí: es cierto que algunos arbitrajes, en efecto, los han privilegiado o que, con ellos, las dudas parecen ser menores. En el placaje de Du Plessis a Carter yo creo que Poite no dudó acerca de la amarilla (ni siquiera le pidió al TMO comprobar el contacto) no tanto porque el derribado fuera Carter, sino porque el defensor era B du Plessis. Fue un error grave. Como dije durante el partido, Poite se equivocó en las dudosas y dudó en las que eran claras.

19 09 2013
Jun

En ningún momento he querido decir que Poite fuese con la idea de que tenian que ganar los All Blacks si o si, simplemente que el partido se le fue,

Nunca he arbitrado nada, pero era uno de esos partidos, en cualquier deporte, que, por lo que sea las decisiones dudosas siempre caen del mismo lado, generalmente del lado del local o del grande

17 09 2013
mohico

Oscar, o sea que tú respetas cosas así: http://www.youtube.com/watch?v=WJ94YuIGS4A, entre otras. Te invito a visitar el Twitter de Nigel Owens, para que veas las respuestas que da a los argentinos que lo insultan (con lo que no se puede estar de acuerdo), y la clase de calaña de este tipo. Respeto a quien respeta.

18 09 2013
Oscar

Sobre la jugada tienes razón en que es un error de Owens.

Insultos en Twitter? Te dejo uno de los párrafos de Mario para terminar el debate y dejar mi opinión clara

“Pero, de igual forma que sabemos en qué momento termina la pelea en el campo y discernimos la competición deportiva de la pendencia callejera, hay que saber dónde y cuándo finaliza la frustración por un error arbitral. Que surja resulta natural, pero su recorrido ha de ser mínimo. No puede durar siquiera lo que se tarda en recorrer diez metros hacia atrás para defender en posición legal el golpe de castigo que no merecimos. Son cosas que hay que ponerse a la espalda. Y seguir con el rugby”

19 09 2013
ornat

Yo, a la gente que usa Twitter para insultar le pegaría con un madero en los riñones, como se suele decir. Y sé de lo que hablo. Siendo aficionados al rugby, aún me chirría más. Me parece una puerilidad algo así. Ahora bien, las contestaciones de Owens son, la verdad, inadmisiblemente obscenas, barriobajeras, absolutamente faltas de clase e inaceptables en un árbitro internacional. Mucho peores que sus posibles errores arbitrales.

17 09 2013
Oscar - Divertis Rugby

Simplemente fantástico Mario. Ya está bien de tanto lloro y curiosamente no solo en el partido de los All Blacks vs Sudáfrica se produjeron estas quejas. Que se lo hagan mirar los Pumas y su comportamiento bananero durante la primera parte del partido ante Australia hacia el Sr. Nigel Owens, árbitro del partido.
Saludos y gracias por una entrada necesaria!!!

17 09 2013
mohico

Comportamiento bananero por la impotencia de sufrir un arbitraje lleno de soberbia y pedantemente británico. Se ve Oscar que no nunca has vivido este tipo de situaciones en tu contra. Llega un momento que cansa, el reglamento tiene que ser igual para todos.

17 09 2013
Oscar

Mohico creo que las palabras de Fernandez Lobbe al final del partido son claras al respecto de las quejas contra árbitro. Por cierto no me refería al comportamiento de los jugadores en concreto y si al ruido exterior que no acepta una de las primeras clases que te dan cuando te pones a ver o jugar un partido de rugby. Respeto al árbitro y sus decisiones

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: