British and Irish Dragons

5 07 2013

De regreso de su encuentro el sábado pasado con los Crusaders, Dan Carter escribió en Twitter: “Acabo de ver el resultado de Australia contra los Lions: el tercer partido va a ser épico”. No le faltaba razón al apertura All Black pero, a estas alturas de la extensa gira de los Lions, ya sabemos que el término épico tiene mucho de hype periodístico o de entusiasmo historicista. A Carter se le ocurrió preguntar: “¿Ha sido un buen partido?”. Y algunos no nos resistimos a contestarle, desde luego con un categórico juicio: “Aburrido”. Fue general: “Terriblemente aburrido durante los primeros 65 minutos. Demasiado silbato. Los últimos 15 estuvieron muy bien, sin embargo”, afirmaba una interlocutora de Carter. “Demasiado táctico y cerrado como para que fluyera el juego. Pero emocionante…”, matizó otro. El último fue el que hizo reír a Dan Carter: “Lo mejor fue ver a North ser placado por y luego llevarse puesto a Folau”. Y adjuntaba imagen. “Jajaja, brillante…”, concedió la estrella neozelandesa.

George North, en posesión de la pelota y en ataque, se lleva puesto a Folau, el exuberante ala de los Wallabies, después de que el australiano intentara placarlo. [Foto: Getty Images].

George North, en posesión de la pelota y en ataque, se lleva puesto a Folau, el exuberante ala de los Wallabies, después de que el australiano intentara placarlo. [Foto: Getty Images].

En efecto, el segundo partido entre los Lions y los Wallabies, en el que Leigh Halfpenny pudo decidir la serie con una histórica patada a palos ya cumplido el tiempo, no sólo no reclamó memoria alguna, sino que ratificó la sensación rutinaria de toda la gira. Después de un largo y pesado intercambio de golpes de castigo, la mayoría nacidos en derrumbes de una y otra primeras líneas, y del ensayo de Ashley Cooper a falta de diez minutos para el final, Halfpenny desatendió la llamada a la gloria con una patada caída al costado de los palos. Los australianos se salvaron (16-15) al modo inverso del primer día: entonces Kurtley Beale había errado el golpeo definitivo y vencieron los Lions; el último sábado ocurrió al revés. Durante el choque, Leali’ifano hizo su trabajo con el pie, en su primer partido completo después del porrazo que lo mandó de vuelta al vestuario en la primera jugada el día de su debut. Tras probar a O’Connor y Beale con inciertos resultados, Leali’ifano les otorgó a los chicos de Deans la fiabilidad necesaria, el granero de puntos con la pelota parada que cualquiera necesita en el desmayado rugby de hoy. Visto lo visto, no parece exagerado pensar que, si Leali’ifano no llega a sufrir aquel accidente, a estas horas los australianos ya tendrían la serie en el bolsillo.

Lo cual viene a explicar todo. Lo más divertido de la gira, hasta ahora, han sido el duelo de ensayos de North y Folau en el primer partido y la amorosa escena que los dos alas protagonizaron en el segundo. Folau, de 98 kilogramos, llegado del código league y desatado como principal arma ofensiva del aún decaído equipo australiano, quedó convertido en un fardo entre los brazos de North, diez kilos más pesado. El galés no encontró mejor forma de zafar el placaje que llevarse a su contrincante al hombro, avanzar con la pelota en el sobaco y usar el corpachón de Folau como escudo humano contra los intentos de placaje del resto de contrarios. La jugada acabó en una peligrosa voltereta de North: como hombre de ley que es, el galés liberó la pelota con cuidado, fue atendido después para asegurar la integridad de su cuello y cervicales, y se levantó rodeado de la ovación de la noche. La imagen ya forma parte del imaginario histórico de los Lions y el rugby británico en general. Como el llamado The Tackle, de Mick The Munch Skinner al francés Cecillon en la Copa del Mundo del 91; o el siempre renombrado ensayo en el que Lomu le pasó literalmente por encima a Mike Catt, cuatro años más tarde.

El negocio de los Lions permanece intacto: basta comprobar la masiva presencia de aficionados de rojo en las sedes de los partidos, el Suncorp Stadium de Brisbane el primero, el Etihad de Melbourne este último. La serie se resolverá este sábado en Sydney. Los Lions podrán ser un anacronismo en el rugby de hoy, pero en cualquier caso se trata de un anacronismo actualizado al máximo rendimiento financiero. Su mística permanece inmaculada para los aficionados de las islas, el desarrollo comercial de cada gira crece exponencialmente, el rendimiento de los paquetes de viajes con destino down under para seguir la gira es brutal, y el impacto del contingente de rojo en la economía de las ciudades visitadas, envidiable: así nos lo cuenta nuestro hombre en Brisbane. En el plano deportivo, el entrenador es capaz de dejar a su selección para dirigir el combinado; y los jugadores aún consideran un honor inigualado vestir la camiseta y participar del pedazo de history in the making que significa cada salida de los Lions por el mundo. Y sin embargo, estas semanas en Australia han resultado monótonas para el espectador no entusiasmado. Una larga serie de partidos desganados de preparación y, ya en los tests, dos constataciones complementarias: que Australia sigue sin regresar de su extravío contra Irlanda en el último Mundial; y que los Lions están lejos de desarrollar el extraordinario potencial que anuncia su nómina. Todo muy anticlimático.

La serie va a culminar con un partido decisorio en el que no está sólo en juego la victoria en el desafío, sino también y en buena parte la consideración (puede que el propio futuro) de dos entrenadores de caracteres diversos, pero siempre mediáticamente explotables: el acosado Robbie Deans en Australia; el vehemente Warren Gatland en los turistas. Es curioso de qué modo ambos afrontan este último partido, con decisiones muy controvertidas en sus alineaciones: Deans llama a filas a George Smith, veterano de 32 años y mil batallas, que lleva fuera del rugby internacional desde 2009 y que enfrentó por última vez a los Lions en 2001, cuando aún peinaba (o más bien no) rastas; Gatland hace lo opuesto y saca del XV a Brian O’Driscoll, su jugador más experimentado y el capitán del pueblo, si se admite el término, dadas las ausencias de Warburton y O’Connell. Dos modos antónimos, pero similares en esencia, de enfrentarse a un encuentro definitorio en muchos sentidos.

O'Driscoll, con Gatland en primer plano: el entrenador dice que BOD "agradeció el gesto" de darle explicaciones por adelantado sobre su ausencia. El técnico elige al par galés Davies-Roberts como centros, en un XV que tendrá a una decena de 'dragones'.

O’Driscoll, con Gatland en primer plano: el entrenador dice que BOD “agradeció el gesto” de darle explicaciones por adelantado sobre su ausencia. El técnico elige al par galés Davies-Roberts como centros, en un XV que tendrá a una decena de ‘dragones’.

El ruido y la furia columnista han enmarcado la decisión de Gatland. Hasta sir Ian McGeechan, que viene a ser la autoridad referencial en asuntos de los Lions, ha dicho que él “hubiera puesto a O’Driscoll… pero con Jamie Roberts”. Gatland le anunció en privado a BOD que se caía del equipo. La controversia, sin embargo, va más allá del centro irlandés: lo que se cuestiona es la decisión de conformar un XV con diez jugadores de Gales: Hibbard, Adam Jones, AW Jones (nombrado además capitán para este partido), Lydiate, Faletau, Phillips, North, Davies, Roberts y Halfpenny. El resto son dos ingleses (Corbisiero, el pilar izquierdo) y el segunda Parling; más tres irlandeses: el flanker Sean O’Brien, Sexton como apertura y Tommy Bowe en el ala derecho. Ningún escocés ha pisado el campo aún en los dos tests contra los wallabiesState of the nation…

Es decir, una decena de dragones para acabar el trabajo que correspondía a una manada de fieros, presuntos, leones. El polémico giro final de un enfrentamiento que ha mostrado a unos Lions con muy poco vuelo, incapaces de imponerse a esta Australia, que sigue en medio de su propio desierto central. Eso que allá abajo llaman outback. Los wallabies siempre son los wallabies: pueden celebrar las rutilantes apariciones de Folau y Leali’ifano, el trabajo en el motor de Horwill y Kane Douglas, la confirmación de Hooper como flanker y más, el aguante inesperado de la primera línea en las melés y la producción de Robinson y Alexander en el juego abierto… La impresión que prevalece es que Will Genia parece llevar él solito la bandera. No ha estado Quade Cooper, pero Deans tampoco ha dado con un apertura convincente: ni O’Connor ni el mercurial Beale. Ioane no pasa sus mejores días; tampoco McCabe o Ashley Cooper, pese a la marca del último sábado. Todos esos problemas, que hablan de una Australia aún apesadumbrada, no han animado a los Lions a la preeminencia. Nadie ha parecido ni un gramo superior a nadie. Si se tuerce algo la mirada, los wallabies merecen más crédito, aunque sea porque su referencia venía de más abajo, como el nivel de expectativa.

George Smith, el tercera de los ACT Brumbies, regresa con Australia a petición de Deans: ganará su cap número 111, tras cuatro años retirado del rugby internacional, y el técnico australiano quiere comprometerlo para llenar el vacío del lesionado Pocock en el próximo Rugby Championship.

George Smith, el tercera de los ACT Brumbies, regresa con Australia a petición de Deans: ganará su cap número 111, tras cuatro años retirado del rugby internacional, y el técnico australiano quiere comprometerlo para llenar el vacío del lesionado Pocock en el próximo Rugby Championship.

Los Lions no han resuelto (más allá de las explosiones de North o Cuthbert el primer día) sus problemas de ritmo de juego, de profundidad, de espíritu ofensivo. En estos Lions, Sexton parece un apertura previsible. Además, han crecido dificultades en aspectos inesperados: la touche no ha generado balones de calidad suficientes para construir a partir de ellas. A O’Connell se le extraña y Parling tiene trabajo el sábado. También el breakdown, que parecía territorio Lion con Warburton, AW Jones, Lydiate, Heaslip y compañía, se ha convertido en una incertidumbre frecuente para el equipo de Gatland. George Smith, especialista de esa pelea, vuelve el sábado para corroborar que ahí (tanto como en el pie de los pateadores) va a estar la serie. Ahora, lo más desconcertante de los Lions ha sido seguramente la melé, que ha hecho aguas en varios pasajes largos de los dos partidos, particularmente la segunda mitad del primer choque y buena parte del segundo. Al final, el cacareado Tom Youngs sale del puesto de talonador y, salvo por el Oso Jones, clásico e inabordable incluso para Dan Cole en sus mejores días, la primera línea viene compuesta por dos underdogs de la gira como Corbisiero (llamado en segunda convocatoria por la lesión de Healy) y Hibbard, el hombre al que los astros se le alinean cada pocas noches en su favor: una epidemia de lisiados en la primera línea galesa lo acabó haciendo titular en el Seis Naciones; luego la caída de Youngs y la sanción de Dylan Hartley en la gira de los Lions. El caso: Hibbard aprovecha sus ocasiones. La de Sydney es mayúscula. Eso sí: el anticipado partido corre el peligro de convertirse en otro histórico aburrimiento. Salvo que los diez galeses hagan algo parecido a lo que hicieron el último día del Seis Naciones: redimir un torneo entero con su exhibición final.

Anuncios

Acciones

Information

5 responses

7 07 2013
Miguel

No vuelvas a tardar tanto en escribir otro articulo, por favor Mario.
Pues se dieron un gran festin los Lions, a la espera de leer vuestras opiniones en un futuro post en este blog, vaya manera de acabar la gira.

La mele australiana fue masacrada, en ningun momento pudo aguantar el empuje rojo.
En lineas generales esperaba mucho mas de estos Lions, reunen una cantidad de jugadores con calidad extraordinaria y a su vez se estaban enfrentando a una de las selecciones australianas mas flojas que recuerdo. Una delantera indolente, sin apertura y una linea con muchas dudas ( y lesiones )
Poco positivo puede sacar Deans de esta gira, bueno quizas que siguen conservando esa sangre competitiva que les hace volver a meterse en el partido aunque sean claramente inferiores a su rival o vayan con una desventaja de mas de 10 puntos. Llegaron a ir perdiendo 3-16 pero al comienzo de la segunda parte se ponian 13-16, habiendo sufrido un sin bin e innumerables penalizaciones, sobre todo en mele. Otra buena noticia es Genia, que esta al nivel, o incluso mejor, que cuando se lesiono.

A mi tambien me parecio un poco osado, siempre hablando en terminos deportivos, dejar fuera para este test a BOD. Habia dado un gran nivel toda la gira, parecia fisicamente de los que mas fresco estaba y sus actuaciones junto a Roberts invitaban al optimismo.
Un saludo

PD: Cual es tu cuenta de twitter?

8 07 2013
ornat

La cuenta del blog (que no mía personal: es decir, hablo, sigo y respondo SÓLO a cuestiones que tienen que ver con el rugby y con el blog) es @quieroserpilier. He incluido en la barra lateral un widget con el ‘timeline’ de la cuenta (detesto usar toda esta nomenclatura…).

Respecto a la frecuencia de escritura, siento tardar pero mis estímulos hoy en día llegan hasta donde llegan y seguramente éste no es mi periodo más prolífico en ningún aspecto. Espero tomar el impulso necesario para corresponder a la atención y darle verdadero sentido a este espacio; si pasado el verano veo que no es así, pues será que ya no me llega la motivación ni para esto.

Gracias por los comentarios, abrazos.

5 07 2013
mmmpuy

Otro gran artículo. El tema de BOD ha traído cola. La gente de por allá esta incluso indignada. No hay mas fan de O’Driscoll que yo y reconozco que era una decisión muy difícil entre él y Davies, lo normal es que esa decisión, que es 50-50(basada exclusivamente en rendimiento durante la gira), se decantase por BOD por su indiscutible liderazgo y experiencia, pero Gatland no lo ha visto así, hay que respetarlo.
NO es el fin del mundo para BOD. La gente se olvida que esta en su 4º gira a sus 34 años, algo impensable para un centro estar a su edad jugando al máximo del máximo nivel, y habrá sido parte esencial de la gira en caso de ganarla. Si hace 2 años me dicen que BOD va a ser titular en 2 de los 3 test de los lions contra australia hubiese dicho que bastante haría siendo convocado en abril para la gira.
En el tema 10 galeses, veo poca memoria por parte de algunos colectivos. Supongo que los Inglees no se quejaron cuando tenían a 9 titulares en 2001, o 11 en el XV inicial en el 93…

5 07 2013
ornat

No sólo eso… siendo que tienes toda la razón. Es que hace sólo unos meses, después de que Inglaterra les ganara a los All Blacks, se hablaba alegremente de la posibilidad de que los Lions fueran quince ingleses y se obligó a Gatland a manifestarse sobre esa enloquecida hipótesis. Ahora la cuestión es: a quién quitaríamos de estos diez galeses elegidos. Yo lo pienso y sólo me crea dudas Faletau (y pocas, la verdad) y el asunto de los centros. Yo opino como McGeechan.

5 07 2013
mmmpuy

Yo solo cambiaría a BOD por Davies la verdad, la gente habla de Gray por Parling, pero el inglés es el que canta las jugadas en el line-out, así que no puede ser.La verdadera baja importante es O’Connell, aquí te dejo unas palabras de Matt Williams en aun artículo suyo de hoy:
Robbie was in control of his environment. He was confident and relaxed. I coached Andrew Blades for four years at the Waratahs. He is a rugby intellect of the highest calibre.

“Without giving away Wallaby state secrets, Andrew showed the coaches’ analysis of lineouts run by Paul O’Connell, compared to lineouts run by Geoff Parling. The findings were stark.

The Wallabies feared O’Connell’s organisational ability and leadership.

O’Connell’s lineouts were controlled and difficult to defend because he used a variety of personnel to avoid the defenders. Parling’s were rushed – as we saw in the disorganisation of the second Test lineouts – and more easily read as he called to himself the majority of times.”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: